Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CANTO | Inva Mula

La soprano que llegó de Albania

Entre dos representaciones de La bohème en el Real, la soprano Inva Mula, que protagoniza la ópera junto a Aquiles Machado, ha dado un recital en el teatro Cervantes de Málaga con dos partes bien diferenciadas, una decididamente belcantista dedicada a Bellini y Rossini, y otra volcada especialmente en el repertorio romántico francés. La soprano albanesa está en un momento dulce. Se la rifan en Barcelona, Madrid y Bilbao, pongamos por caso, y el próximo mes debuta como Manon en la Scala de Milán. Está de moda.

Mula tiene un instinto dramático excepcional. Es, en primer lugar, una cantante de ópera, aunque va dando pasito a pasito en el mundo de los recitales. Sus momentos de plenitud en Málaga fueron en arias como Adieu notre petite table, de Manon, de Massenet, o Que vois-je là?, de Fausto, de Gounod. Su color vocal es de gran hermosura: aterciopelado, cálido. Ella lo utiliza con temperamento, con una pasión nunca desmelenada, pero sí emotivamente convincente. Envuelve.

Inva Mula

I. Mula (soprano), con Edelmiro Arnaltes al piano. Arias de ópera y canciones de Bellini, Rossini, Gounod, Massenet, Poulenc y Delibes, entre otros. Teatro Cervantes. Málaga, 4 de abril.

Sobriedad y contención

En el repertorio belcantista le falta picardía. Su razonablemente bien cantada Regata veneciana, de Rossini, fue excesivamente académica, con escaso sentido interpretativo del humor. Sin embargo, mostró una gran personalidad en Oh quante volte, de Capuletti e i Montechi, de Bellini. En las propinas deslumbró con su atractiva versión, impecablemente pronunciada, de Del cabello más sutil, de Obradors.

Acompañó con sobriedad y contención Edelmiro Arnaltes, un pianista que se las sabe todas. No en vano ha sido compañero de fatigas de artistas como Christa Ludwig, Renata Scotto, Alfredo Kraus, Katia Ricciarelli y un largo etcétera. El éxito refrendó el gran nivel del recital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de abril de 2006