Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empleados del Consell recogen sin protección las aves muertas, según EU

El protocolo sólo exige utilizar guantes y mascarilla

Los agentes medioambientales de la Consejería de Territorio encargados de recoger las aves muertas susceptibles de haber contraído el virus de la gripe aviar trabajan en condiciones muy precarias que ponen en riesgo tanto su salud como la de sus compañeros, según una denuncia de Esquerra Unida (EU). Estos empleados apenan disponen de guantes de látex o vinilo y mascarillas para realizar su labor.

Esquerra Unida ha solicitado al Consell información sobre las medidas desplegadas para proteger a los agentes medioambientales encargados de recoger las aves muertas susceptibles de haber contraído el virus de la gripe aviar. Una de las quejas más frecuentes se refiere al protocolo de actuación para los agentes medioambientales de la Comunidad Valenciana en la recogida de muestras ante un posible brote de la influenza aviar. El documento, al que ha tenido acceso EU apenas plantea medidas de precaución para los trabajadores. En este apartado, las recomendaciones son que para el manejo de las aves o sus cadáveres "el personal deberá protegerse con guantes de látex o vinilo y mascarillas". Además, se incluye que el material desechable empleado se introducirá en "una bolsa cerrada herméticamente, que se depositará en los mismos lugares donde se encuentran los congeladores".

Estos, destinados a depositar las aves muertas antes de su traslado, se encuentran en muchos casos junto a oficinas, con el consiguiente riesgo para el resto de los empleados que no cuentan con medidas de seguridad.

Respecto a las medidas a tomar con las aves vivas, el protocolo apunta que se deben de introducir en "cajas de cartón con abundante papel de periódico o similar para evitar que se derramen heces al exterior". Pero además, en las recogidas, los trabajadores hacen uso de sus vehículos particulares que carecen de compartimentos de separación para la carga.

Protocolos más exigentes

Otros protocolos, como el elaborado por el Ministerio de Sanidad para "trabajadores y personas expuestas a aves o animales infectados por la gripe aviar", es mucho más riguroso. Además de guantes -conformes a las normas EN-420 y EN-374- y protectores respiratorios FFP2, se deben usar gafas protectoras -conforme a la norma EN-165-, ropa protectora impermeable y calzas de zapatos desechables. Además, se establecen medidas de eliminación o desinfectación de todo este material.

Los recelos relacionados con las medidas de seguridad coinciden con un aumento del número de aves muertas. De momento no ha habido ningún contagio comunicado en España de aves migratorias y el riesgo evaluado por el Ministerio de Sanidad es "bajísimo".

En todo caso, ante el riesgo de contar con unas medidas de protección escasas ante la eventual presencia de un contagio, no sólo en los humedales clasificados como zonas de riesgo, sino también en las granjas, EU ha solicitado información sobre el protocolo de actuación de la consejería de Agricultura, Pesca y Alimentación, en relación con la recogida de aves y su posterior investigación. Asimismo, la diputada Dolors Pérez ha preguntado si existe un protocolo de colaboración entre las consejerías de Agricultura, Territorio, Sanidad y Turismo para aunar actuaciones destinadas a coordinar las actuaciones ante un posible brote.

A ello se sumará una pregunta del portavoz de EU en las Cortes, Joan Ribó, sobre los protocolos que se siguen. "Si se produce un brote será a través de las aves migratorias que recalan en los humedales, por lo que hay que extremar las precauciones en las personas en primera línea de riesgo", apunta Ribó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de abril de 2006