Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 creadores muestran la riqueza y la diversidad del arte en África

La Casa Encendida abre la exposición 'De ida y vuelta', que se completa con cine y música

Escuchamos la palabra África o vemos imágenes del azotado continente y pensamos en cooperación, en hambruna, en sida... Y sí, África es todo eso, pero su pobreza no ha alcanzado al arte -pintura, fotografía, vídeo, escultura-, y así lo demuestra De ida y vuelta. África, una exposición que se inauguró ayer en La Casa Encendida, de Madrid, perteneciente a la Obra Social de Caja Madrid y que podrá visitarse -verse y escucharse- hasta el próximo 11 de junio.

La muestra reúne el trabajo de 20 artistas de 11 países diferentes. "No tiene una ambición enciclopédica ni geográfica, no pretende representar la identidad de África", apuntó Danielle Tilkin, comisaria de la exposición.

Aunque sí tiene que tiene algo de geografía, también de cronología: es un viaje -de ida y vuelta, de sur a norte- por el arte africano contemporáneo de cinco generaciones de artistas. Una travesía completa que aúna a veteranos que participaron en la histórica exposición Magiciens de la terre (Magos de la tierra), celebrada en París en 1989, y a recién llegados al circuito artístico. "Lo original de esta muestra es que hemos seleccionado a artistas que siguen viviendo en su país, y a otros que han emigrado y viven en Estados Unidos o Europa: es interesante ver las diferencias y similitudes en su arte", señaló Tilkin.

Creadores que van desde el marfileño Frédéric Bruly Bouabré, de 83 años, al surafricano Frances Goodman, de 31 años, ponen de manifiesto la riqueza y la diversidad del continente africano. También su prestigio internacional. "El arte africano no tiene más proyección porque no tiene ningún respaldo en sus países; aun así, empiezan a abrirse camino", señaló Tilkin.

Buenos ejemplos son los artistas de De ida y vuelta. África. Modou Dieng nació en Senegal, pero vive y trabaja en San Francisco (EE UU): "Mostramos una visión diferente de África, distinta a la que sale en las noticias". Pero insiste en que no le gusta la etiqueta de "arte africano". "Si un artista madrileño participa en un proyecto no se le mete en el saco del arte europeo", añadió.

Ammar Bou-ras sigue viviendo en su país de origen, Argelia, pero coincide con Dieng. "No represento a África, ni siquiera a Argelia, sino a mí mismo".

De ida y vuelta. África se acompaña de un ciclo cinematográfico. "Su cine está buscando una identidad, tiene otro tempo, es joven y muy social, a veces mira hacia África, otras a Europa", aseguró Lucía Casani, coordinadora del área de audiovisuales.

Y para que la inmersión cultural sea completa, también habrá un ciclo de conciertos de música africana contemporánea, una exposición fotográfica a cargo de Médicos del Mundo, y el seminario Áfricas: mapas poéticos y narrativos dedicado a "la literatura africana más allá de Soyinka", a la otra África, a la que muestra la exposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de marzo de 2006