Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aranda recrea el "vodevil artúrico" de 'Tirant lo Blanc'

El realizador se centra en su versión del clásico literario en las intrigas de las mujeres

Trant lo Blanc es un clásico de la literatura. Publicada en 1490, las traducciones, versiones y estudios sobre la gran novela del valenciano Joanot Martorell se suceden. Anoche se presentó la primera gran adaptación cinematográfica en una gala celebrada en el Palau de les Arts de Valencia. Su realizador, Vicente Aranda, confesó su admiración por este libro de caballerías, irónico y sensual, que, si se hubiera escrito "en inglés, sería uno de los pilares de la literatura mundial". Pero se escribió en catalán, en su variante valenciana, lo que "ha restringido su fama" entre el público, añadió Aranda. Para muchos, la obra es una gran desconocida, a pesar del éxito de la temprana traducción al castellano de 1511 y en otras lenguas.

El veterano realizador de Amantes destacó la influencia del Tirant lo Blanc sobre el Quijote y el carácter paródico de ambos libros.

No en vano, Cervantes salva de la quema la obra de Martorell en su novela con el argumento de que "por su estilo es éste el mejor libro del mundo". Para Mario Vargas Llosa, es "la novela total".

El enemigo de Tirant, El Gran Sultán, está interpretado por el bailarín granadino Rafael Amargo. El coreógrafo reconoció ayer que nunca había tenido que estudiar la novela en la escuela ni la conocía antes de su debut con un pequeño papel en esta película. Rodada en escenarios de Estambul, Palermo, Madrid o Valencia, la película se estrenará el próximo viernes en su versión en castellano (Tirante el Blanco) y en valenciano en las comunidades de habla catalana. La versión original en inglés se presentará en el Festival de Cannes en mayo.

Sí conocían la novela dos de las actrices protagonistas, las catalanas Ingrid Rubio, que encarna a la doncella Estefanía, y la casi debutante Esther Nubiola, que es la princesa Carmesina, por la que bebe los vientos Tirant lo Blanc. Este caballero, que lucha contra los turcos que asedian Constantinopla, adopta los rasgos del joven actor inglés Casper Zafer. Completan el reparto Victoria Abril (La Viuda Reposada), Leonor Watling (Placerdemivida), el inglés Charlie Cox y el italiano Giancarlo Giannini, entre otros que no asistieron a la presentación.

Aranda ha reducido la acción a las intrigas palaciegas, de carácter amoroso, político y sensual, con el trasfondo de la guerra que tiene lugar en la antigua Bizancio. Las numerosas escenas eróticas recalcan el hecho de que en la época "se vincula el poder con la virginidad". En este caso, la virginidad de Carmesina, hija del emperador, que empieza "siendo un capullo para convertirse en una mariposa", apunta la actriz. Las dos doncellas -"Mi personaje es como una gata que rodea de sensualidad a Carmesina", apostilló Ingrid Rubio- la incitan a caer en los brazos del cristiano Tirant para evitar la unión con El Gran Sultán, como pretende la más experta y aviesa, La Viuda Reposada. "Las mujeres juegan un papel muy importante con el objetivo común de mantener el imperio", indicó el realizador. El filme y el libro son como "un vodevil artúrico", agregó.

Una de las características más reseñadas de Tirant lo Blanc es la "humanidad" del héroe, que, lejos de mostrarse como un paradigma de virtudes inamovibles, siente las mismas debilidades que cualquier lector. La novela evidencia el tránsito literario de la concepción de hombre medievalista a la renacentista. La ironía y la sensualidad son también rasgos definitorios de una novela cuyo autor parecía haber conocido a "Borges y a Stendhal", comentó Aranda. La alusión al escritor argentino se debe a la maestría con que Martorell "plagia" y emplea textos precedentes; la referencia al francés, por el "juego de vanguardia" del escritor de Gandía que hace hablar a dos de sus personajes con sus pensamientos.

Sólo hay dos escenas de batalla, filmadas desde dentro y sin grandes alardes de producción. La película ha contado con un presupuesto de unos 15 millones de euros y ha sido producida por Carolina Films, DePlaneta y la inglesa Future Films, con el apoyo de la Generalitat y Canal 9, entre otras instituciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de marzo de 2006