Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

90 expertos recopilan el legado de Fernando Lázaro Carreter

Se publica el libro 'Palabras, norma, discurso' en el segundo aniversario de su fallecimiento

Noventa especialistas han colaborado en el libro Palabras, norma, discurso. En memoria de Fernando Lázaro Carreter, que se presentó ayer, fecha del segundo aniversario del fallecimiento del filólogo. Como homenaje, el Departamento de Lengua Española de la Facultad de Filología de la Universidad de Salamanca celebró un acto académico en memoria de quien, durante más de veinte años, fue miembro de su claustro y decano del centro. El homenaje tuvo lugar en el aula magna del palacio de Anaya, donde impartió sus clases Lázaro Carreter, y entre los asistentes estaban su viuda, Ángela Mora, y otros familiares.

Publicado por Ediciones Universidad de Salamanca, Palabras, norma, discurso "establece el estado de la cuestión de la filología española, ya que reúne las aportaciones de los mejores especialistas españoles en filología", señaló el director de la editorial universitaria, Mariano Esteban de Vega, al presentar el tomo de 1.232 páginas que acoge 90 trabajos de profesores e investigadores de diferentes universidades. Para reforzar el contenido, al índice convencional se ha sumado otro temático, "difícil de elaborar, porque es selectivo", que sirve de guía en el acceso a los campos de consulta, según uno de los coordinadores, Luis Santos Río. Además, también destacó que la obra responde al "carácter innovador y valiente del homenajeado en el enfrentamiento a temas poco habituales en la filología convencional".

El director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, intervino en el acto y recordó cómo fue Fernando Lázaro quien le recomendó vivamente que se trasladara a la cátedra de Literatura de Salamanca. García de la Concha es precisamente quien firma el primer artículo del libro, que refiere la renovación que su antecesor aportó a la Academia, en la que ingresó en junio de 1973, pocos meses después de marchar de Salamanca a Madrid.

Desde las coordenadas de investigación del nuevo académico, tradición y modernidad, señaló García de la Concha sobre la tarea de Lázaro Carreter, pronto abrió "las puertas a las corrientes de la lingüística generativa-transfuncional", con la formación de alumnos que hoy ya son maestros con prestigio internacional. Según Víctor García de la Concha, también "es justo reconocer que el proceso de modernización y transformación de nuestra Academia experimentó un cambio decisivo a partir de 1992, con la dirección de Fernando Lázaro Carreter". En ese sentido, consideró decisivo que el director de la Academia trasladara a los nuevos estatutos de la institución que la misión de ésta reside en "velar porque los cambios que experimente la lengua española en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes no quiebren la esencial unidad que mantiene en todo el ámbito hispánico", posición ya diferenciada del "limpiar, fijar y dar esplendor" inicial.

El segundo capítulo, a cargo del también académico José Antonio Pascual, alumno y compañero de claustro de Lázaro, se ciñe al "magisterio salmantino" del filólogo. De éste indicó que "en un tiempo en que resultaba fácil refugiarse en la queja ante todo y por todo, Fernando Lázaro se acogía a su trabajo, empezando por el de sus clases, en las que sabía conjugar el apasionado amor por la lengua con la independencia de criterio".

Para responder al amplio campo que cubrió con su investigación el "filólogo completo" que fue Lázaro Carreter, la obra editada en su homenaje refleja "la morfología y la sintaxis, la lexicología y la lexicografía, los estudios contextuales, la lingüística histórica, la sociolingüística, la historia de las ideas lingüísticas y la de las filológico-literarias, la normatividad, la teoría lingüística general, la fonología y, por supuesto, la investigación sobre la creación literaria y sobre obras literarias concretas", campos en los que se mostró maestro Lázaro Carreter, según precisó el profesor Luis Santos Río, que ha coordinado la edición del volumen junto con Julio Borrego Nieto, Juan Felipe García Santos, José Gómez Asencio y Emilio Prieto de los Mozos. El mismo coeditor puso de relieve que el filólogo fallecido hace dos años era "un hombre lleno de pasión por el estudio de la literatura y tan amante de resaltar las novedades valiosas como partidario de venerar y mantener vivo lo clásico", motivo por el que no debe extrañar que el libro haya prestado acogida a ensayos que van desde el Quijote hasta las letras de las canciones de Joaquín Sabina. Incluso aparecen estudios sobre aspectos tan poco habituales como la peritación lingüística, la metáforas "en(red)dantes" o el silencio en su relación con el lenguaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de marzo de 2006