Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POLÍTICA ANTITERRORISTA

El Gobierno recuerda que las ayudas a las víctimas han subido un 50%

El Gobierno recordó ayer que las ayudas a las asociaciones de víctimas del terrorismo han aumentado en un 50% desde que José Luis Rodríguez Zapatero preside el Ejecutivo. Un informe de Interior precisa que las subvenciones han pasado de 600.000 euros (100 millones de pesetas), en 2003, último año del Gobierno del PP, a los 870.200 euros (145 millones de pesetas) previstos para 2006.

El informe concreta que en 2005 el número de expedientes resueltos a víctimas del 11-M y de ETA ascienden a 2.092; la cuantía de las indemnizaciones ha sido de 21 millones de euros (3.534 millones de pesetas); la atención personal de consultas ha crecido a 1.700 y la telefónica a 4.300.

Asimismo, más de cien personas afectadas por atentado y que quedaron fuera de todo tipo de ayudas, al presentar sus reclamaciones fuera de plazo, han podido acceder a ellas gracias a una ampliación del mismo. Este tipo de gestiones se han visto facilitadas con la creación, en diciembre de 2004, del Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, que dirige Gregorio Peces-Barba. El Gobierno publicó estos datos para responder a la campaña de descrédito del PP, en la que acusa a Zapatero de desinteresarse por las víctimas.

Presión sobre la banda

El Ejecutivo recuerda que ha aumentado la presión sobre ETA y precisa que el número de etarras detenidos se ha duplicado si se compara sus dos años de andadura con los dos primeros del Ejecutivo de José María Aznar: 145 frente a 74. Resalta, asimismo, cómo ETA no ha cometido ningún asesinato desde hace casi tres años, desde mayo de 2003.

El Gobierno recordó estos datos para rebatir declaraciones, como las de Cayetano González, director del Congreso de Víctimas del Terrorismo y jefe de prensa con Jaime Mayor Oreja durante su etapa al frente del Ministerio del Interior (1996-2001), en el que responsabiliza a Zapatero de la división entre las víctimas. Además, el director del congreso dijo: "Me parece que el actual presidente del Gobierno, a través de una serie de hechos más que de gestos, ha renunciado a la derrota de ETA y ha cambiado el concepto de derrotar a una banda terrorista por negociar con una banda terrorista y eso me parece que hace mucho daño, sobre todo, a las víctimas".

La Fundación San Pablo-CEU, organizadora del congreso, aseguró "no tener constancia" de que Presidencia del Gobierno le hubiera enviado una carta, en enero, en la que informaba de que Zapatero asumía ser miembro del comité de honor del congreso. Presidencia del Gobierno reiteró ayer que el envío de la carta se hizo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de febrero de 2006