Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA PACIFICACIÓN DEL PAÍS VASCO

Las víctimas, ante el fin de ETA

Las asociaciones reclaman a los partidos unidad en la lucha antiterrorista y que no se les utilice como arma política

Asociaciones de víctimas del terrorismo, catedráticos y expertos se dan cita hoy y mañana en Valencia, donde se celebra el III Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, que será inaugurado por los Príncipes. El simposio arranca tres días después de que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero asegurara que tiene la convicción de la cercanía del "principio del fin" de ETA, y tras la polémica suscitada por la excarcelación de etarras en aplicación del Código Penal de 1973. En un ambiente de máxima tensión, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) tiene prevista para el próximo día 25 en Madrid la que será la tercera manifestación que convoca contra la política antiterrorista del Gobierno desde que Zapatero llegó a La Moncloa.

La comparecencia del presidente del Gobierno, el viernes pasado, en la que mostró su convicción de que se aproxima "el principio del fin" de ETA -lo que conllevaría abrir un proceso de diálogo con la banda-, y la polémica de las últimas semanas sobre la excarcelación de una veintena de etarras durante este año en aplicación del Código Penal de 1973 no sólo han elevado la tensión entre el PP y el PSOE. Los representantes de varias asociaciones de víctimas del terrorismo y los familiares de algunas de ellas coinciden en que no es tiempo de hablar ni de odio ni de venganza, piden consenso entre los partidos y rechazan que se les utilice como arma política. Casi todos preferirían que los asesinos pasasen el mayor tiempo posible en la cárcel, pero respetan la ley vigente, que permitirá su excarcelación. Esta posición no es unánime. La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), la más combativa con el Gobierno, saldrá a la calle el próximo día 25 para mostrar su repulsa a la política antiterrorista del Ejecutivo socialista.

FRANCISCO JOSÉ ALCARAZ Presidente de la AVT

El 11 de diciembre de 1987, en el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, la banda terrorista asesinó a su hermano Ángel y a sus sobrinas Esther y Miriam.

"Hace más de un año que estamos viendo caso por caso y pidiendo la revisión de condena para ver si son correctas las reducciones de pena -por ejemplo, por realizar cursos, a veces falsos, en la Universidad del País Vasco-. También estamos comprobando si han cometido nuevos delitos, como en el caso de [José Ignacio] De Juana Chaos o [Henri] Parot, que les obliguen a seguir en la cárcel.

No quedará más remedio que aceptar la excarcelación [de los teroristas]. Es lo que hay. Pero lo que sí es cierto es que esta ley fue modificada en 1995. Que no se hiciera antes es responsabilidad de todos los Gobiernos anteriores, que hicieron caso omiso de las peticiones de reforma de una ley que beneficiaba a los terroristas. Por parte del Ejecutivo, no cabe indignación, porque se recoge lo que se siembra. Y no se modificó la ley aunque hubo hasta seis peticiones, incluida una de la AVT con más de un millón de firmas reclamándolo. Para mí, como víctima, es indignante que a un terrorista le salga tan barato matar. No muestran ningún atisbo de querer dejar de matar. Algunos no volverán a hacerlo, pero otros sí, como ya ha sucedido.

No voy a comentar el tira y afloja entre los políticos, porque nosotros tenemos nuestra propia voz. Confiamos en el fin del terrorismo, en el Pacto por las Libertades, y en el acuerdo de partidos. Nos preguntamos por qué el presidente del Gobierno [José Luis Rodríguez Zapatero] dijo a todo antes de las elecciones y ahora ha dado un giro de 180 grados".

ROBERTO MANRIQUE Vicepresidente de ACVOT

Fue herido en el atentado de Hipercor de Barcelona perpetrado por ETA el 19 de junio de 1987, en el que murieron 21 personas. Era carnicero, ahora después de muchas operaciones está incapacitado para ejercer su profesión. Roberto Manrique es vicepresidente de la Associació Catalana de Víctimes d'Organitzacions Terroristes (ACVOT).

"Durante el juicio, en 1989, cuando oí: '794 años de prisión para Domingo Troitiño Arranz', recuerdo que le dije a mi abogado: '¡Qué alegría, ese no sale de la cárcel en la vida!'. Y él me contestó: 'No te hagas ilusiones, Roberto. Como mucho estarán 30 años en la cárcel, y con las reducciones, en menos de 20 estarán fuera. Hazte a la idea'.

Durante años ha sido así; todo el mundo sabía que los responsables de atentados anteriores a 1985 están saliendo de la cárcel por el Código Penal de 1973. Entonces, ¿a qué viene esto? La mayoría de las víctimas estamos de acuerdo en que cuanto más tiempo pasen en la cárcel, mejor; pero también en que la ley está para cumplirse.

Un atentado te destroza la vida, pero hay una legislación que te cubre. A mí me molesta que salga Troitiño, pero la gran mayoría de las víctimas somos muy respetuosas con las leyes, y cuando queremos cambiar alguna ley, lo proponemos formalmente. No nos hace falta montar manifestaciones para pedir algo". ACVOT no acudirá a la marcha convocada por la AVT la próxima semana.

"Es como en Navidad, Siente a un pobre en su mesa. Ahora parece que es, Lleve a una víctima a su mitin. La víctima del terrorismo se ha convertido en un manjar político. En primer lugar, nadie tiene la total representatividad de las víctimas. Somos un colectivo muy grande y puede que haya quien apoye estas manifestaciones, pero creo que la mayoría está en contra. No vamos a entrar a ningún montaje así. Me parece penoso.

Una amiga mía, que trabaja en otra asociación, dice siempre que esto es como la mili: hay 1.000 tíos llevando el paso y uno que va con el paso cambiado. Lo más probable es que el que se equivoque sea el que va solo. Lo que sí es cierto es que durante años no le importábamos a nadie; y ahora ha aparecido un montón de gente buscando su promoción política personal y se olvida de asistir de verdad a las víctimas: de darles apoyo jurídico, psicológico. En la AVT ya no tienen psicólogos, ni abogados, porque están a otras cosas".

MANUEL VALLS BAUZA Hermano de Javier Valls, fallecido en Hipercor

"No estamos pensando en pedir ninguna medida al Gobierno para que esta gente permanezca en la cárcel; que la ley se cumpla. No queremos ensañarnos en la venganza. Ha pasado tiempo y lo mejor es olvidar. Lo que queremos, en definitiva, es no alargar más la agonía.

Me parece que se está utilizando a las víctimas de forma vergonzosa, que es lo que menos nos apetece después de todo lo que hemos sufrido. Todos esos esfuerzos por politizar el terrorismo y a sus víctimas sí que nos afectan, y mucho; y creo que es clave intentar evitar ese tipo de cosas".

JOAQUÍN VIDAL Presidente de la Asociación Andaluza de Víctimas del Terrorismo

Sufrió un atentado el 28 de junio de 1991 en la prisión de Sevilla. Murieron cuatro funcionarios, entre ellos, uno de sus familiares, y hubo 60 heridos. Los etarras no fueron apresados.

"Nosotros no vamos a tomar ninguna clase de medida ni vamos a pedir que esta gente se quede en la cárcel como sea. No tenemos la menor intención de entrar en política. No es nuestro papel. Ahí está la ley. Las víctimas del terrorismo no la hemos puesto, eso está más claro que el agua, pero entendemos que para eso están los jueces, los policías y los políticos. La paz es el camino, no podemos pasarnos el resto de vida con odio, pensando en la venganza y el terror.

Todas las víctimas o familiares de víctimas sienten que sus asesinos salgan de la cárcel. Pero la víctima, lo que quiere es la paz. No queremos más sufrimiento. Queremos el arrepentimiento público de los etarras, que cumplan su condena y que entreguen las armas. Hemos dado una lección magistral, porque hemos conseguido que no nos mueva la venganza, sino la ilusión. Queremos educar a nuestros hijos sin rencor.

Me parece correcto que el presidente del Gobierno quiera la paz. Todo el mundo ha dialogado con ETA. Siempre hemos llamado a los políticos a trabajar juntos en este tema. El terrorismo es un problema de todos, e intentar sacar provecho político de esto está totalmente fuera de lugar. Nosotros no vamos a entrar al trapo".

JUAN DOMÍNGUEZ Presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Valencia

Resultó herido en el atentado perpetrado contra el hotel Corona de Aragón, de Zaragoza, en 1979.

"No estamos de acuerdo en absoluto con que esta gente vaya a salir ahora a la calle. Ninguno sale arrepentido; no hay rehabilitación ni nada. A los que atentaron contra mí, ni siquiera los cogieron. Si la política es el arte de lo posible, que busquen los tecnicismos que haya que buscar para evitarlo. Nuestra asociación, de momento, no va a hacer una propuesta concreta al Gobierno. Esta semana tenemos el congreso de Valencia, y será ahí donde decidamos qué vamos a hacer. El Gobierno debe encontrar una solución. Nosotros no admitiremos ningún pacto [con ETA] que no suponga la entrega de las armas y el cese total de la violencia y las extorsiones. La lucha política no me interesa, me interesan las víctimas."

ÁNGEL PENAS Presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Galicia

Sufrió un atentado el 14 de mayo de 1981. El juicio contra los etarras que lo cometieron se celebró el 12 de diciembre de 2005.

"Tenemos convocada una reunión de la junta directiva para ver qué estrategia seguimos. Pero no debemos dejarnos calentar, sólo ver cuáles son nuestros derechos, y lograr que éstos se respeten. Nos ha tocado vivir el abandono de los políticos. Hemos sufrido mucho, pero lo fundamental sería que no hubiera más muerte.

Lo que iba a ocurrir con los etarras presos de antaño ya lo sabíamos, porque es algo que existió siempre hasta el Código Penal de 1995. Ahora bien, en general no estamos nada contentos. Unos porque desconocen la ley y no entienden por qué tiene que ser así. Otros porque aún conociéndola, no comprenden por qué se sale tan fácil como se sale. Hay viudas, huérfanos y víctimas. Y los muertos no van a volver. No se sabe de ninguna víctima que haya salido del ataúd y estas alimañas no se atreven a pedir perdón. Creo que los políticos no son coherentes, se presentan, prometen algo y luego no lo cumplen. No se puede hacer política con el dolor ajeno".

El caso del etarra Basur

Ignacio Bilbao Goikoetxea, Basur, salió de la cárcel en septiembre de 2000, y el 21 de marzo de 2002 asesinó a Juan Priede, el único concejal socialista de Orio (Guipúzcoa) de un tiro en la nuca, a pocos metros de su casa. Priede era viudo, tenía 67 años y tres hijos. Basur se había beneficiado de una reducción de pena y cumplido 17 años de cárcel. Fue condenado a 52 años de prisión y saldrá en 2032.

Al hermano de Juan, Ángel Priede, no le importa que el caso de un terrorista que sale de la cárcel y vuelve a matar, sea excepcional: "Mi sobrina, cuando regresó a Orio, se encontró con una manifestación que pedía la libertad del chivato que informó para que matasen a su padre. Eso es insoportable. Los etarras deberían cumplir completas las condenas que les han impuesto. La justicia tiene que ser mucho más severa. Lo que más temo es que suceda igual que con mi hermano, que los suelten y que lo vuelvan a hacer. El que vale para matar una vez, podría volver a hacerlo".

Ángel Priede señala que las víctimas y los familiares de víctimas cuyos asesinos van a salir ahora a la calle "se deben sentir indefensas y decepcionadas".

"Es una vergüenza que los dos principales partidos se ensañen en una discusión sobre un tema en el que debían estar unidos. Las discrepancias se deben dejar para otros asuntos. Los que hemos perdido a alguien nos sentimos muy mal con esto, y las víctimas se deben sentir fatal. Desde mi corazón pienso que no puede haber diálogo con ETA. Que cumplan por lo que hicieron, porque han destrozado a familias enteras".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de febrero de 2006

Más información