FERIA 3GSM

Las pruebas de tele por móvil demuestran que el cliente dedica una media hora al día

El consumo se hace principalmente durante el camino entre casa y el trabajo - La suscripción debería estar en torno a los cinco euros - El número de abonados puede ser similar al de la televisión de pago

La retransmisión de la televisión convencional a través del teléfono móvil es técnicamente posible; pero ¿realmente los usuarios están interesados en este servicio? ¿Cuánto estarían dispuestos a pagar por él? ¿Qué tipo de programación? ¿A qué horas? Estas son algunas de las cuestiones que plantean las pruebas piloto de Telefónica Móviles, Vodafone, Nokia y Abertis -en colaboración con las cadenas de televisión- y cuyas conclusiones se expondrán en el congreso 3GSM.

Desde el año 2004, los clientes de telefonía con receptores de tercera generación (3G) pagan por descargarse contenidos de televisión: noticias de Antena 3 o CNN, series o producciones creadas específicamente para los móviles, como la serie Los supervillanos.

Más información
Los ejecutivos de la telefonía móvil del futuro desembarcan en Barcelona
Microsoft se alía con las grandes operadoras para competir con Blackberry
La feria de la telefonía móvil, sin conexión

Con las pruebas de Digital Video Broadcast Handheld (DVB-H) -adaptación al móvil de la televisión digital terrestre-, un millar de abonados de Movistar disponen desde septiembre, en tiempo real, de canales como TVE-1, Antena 3, Tele 5, Cuatro, 40 Principales, Teledeporte o CNN+. Todo a través de un terminal Nokia 7710 al que se le ha conectado una antena para captar la señal de televisión. A mediados de este año ya se venderá el Nokia N92, que incorpora de serie el receptor DVB-H, con una pantallla QVGA con 16 millones de colores, con el que se puede ver y grabar televisión en directo.

Mientras, la prueba de Amena está en fase embrionaria, 300 clientes de Vodafone disfrutan del experimento en Sevilla y Valencia.

¿Pero de verdad disfrutan? Para Giorgio Sbampato, responsable de nuevos negocios de Antena 3, es "una herramienta de mercadotecnia más que una necesidad". Discrepa Ignacio Manzares, de Nokia, para quien la oferta que proporciona la tecnología DVB-H complementa los servicios de móviles 3G. "Ayudará a un mayor consumo de productos interactivos", señala. Por ejemplo, en la misma pantalla en la que se ve Gran Hermano se votan las expulsiones.

"No va a sustituir a la televisión en casa", aclara Fernando Molina, de Vodafone. Aunque el piloto desarrollado el año pasado en Finlandia demostró que la gente empleaba el móvil en el hogar como sustituto de la radio, dice Manzanares

El tiempo medio de consumo de televisión a través del celular nunca supera la media hora. Y además de por el pasillo de casa, según la prueba de Finlandia, ven la tele de camino al trabajo y en él.

La programación es la de los canales que ahora mismo emiten a través de la televisión digital terrestre. Eladio Gutiérrez, director de RTVE digital, sostiene que la cadena pública aporta de momento los "mejores contenidos, pero sin programaciones" diferenciadas. En tres o cuatro años, aventura, la emisora estatal estará lista para realizar específicos.

Sogecable se sitúa en la vanguardia, según Pablo Romero, director de programación de Digital +: "Nos interesa ser pioneros". Según las pruebas de Movistar y Vodafone, los formatos cortos, de canales como CNN+ y 40 TV, son los más demandados por las personas que participan en el proyecto.

A juicio de Sbampato, de Antena 3, los consumidores demandan, muy por delante de programas de entretenimiento, contenidos pornográficos. En cuanto al futuro del mercado, Sbampato no cree que vaya a cautivar a más del 20% de clientes potenciales, los mismos que actualmente contratan la televisión de pago.

Otro interrogante que planea sobre el futuro de la televisión a través del móvil es el de la tarificación de servicios. ¿Realmente la gente pagará por ver en pequeño lo que ahora recibe gratis en casa y en grande? Si pagan, expertos como Eladio Gutiérrez o Pablo Romero establecen en torno a cinco euros la mensualidad que el abonado estaría dispuesto a abonar.

Fotograma de la serie para móviles <i>Los Supervillanos.</i>
Fotograma de la serie para móviles <i>Los Supervillanos.</i>

Del móvil a la tele

Los supervillanos antes medían dos centímetros; ahora, sobrepasarán los 25. Desde noviembre se peleaban en las ventanas de los 700.000 abonados de móviles 3G de Amena, que se descargan sus aventuras; a partir de marzo lucharán en la pequeña -mediana, a partir de ahora- pantalla en La Sexta, cadena de televisión que comienza su emisión en pruebas a finales del mes que viene.

La comedia de 40 capítulos producida por Mikel Lejarza y Manuel Valdivia recorre así de vuelta un camino que hasta ahora salía de la televisión convencional; la llegada al móvil era uno de sus posibles destinos. Tras su lanzamiento en el mercado español, la nueva etapa de Los supervillanos encara un doble cambio, según Lejarza: debe ser diseñada con un argumento "internacional", para su posible venta en el extranjero, y producida para su "visión en una plataforma multimedia" (incluido su pase en salas de cine). Entre los desarrollos multimedia ya disponibles en la primera versión de Los supervillanos, el 50% de los clientes que se descargaron alguno de los episodios de la serie ha utilizado el juego asociado, y el 20% ha escuchado la banda sonora y se ha enganchado al diario de Kira, la protagonista adolescente adicta al sexo.

El canal juvenil MTV es otra de las propuestas de Amena, y dentro de él Head and body, comedia de humor absurdo rodada en escenarios de Tijuana (México) y Los Ángeles (EE UU). Al igual que Los supervillanos, va dirigida al público adolescente, ese que se disputan operadores y publicistas. También fue concebida para el móvil.

Vodafone cuenta, desde noviembre de 2004, con su propia oferta de series para los receptores de 3G. Desde 24 Conspiración, versión para móviles de 24 (producción de intriga de Fox que programa Antena 3), hasta las españolas Tercer territorio (sobre leyendas urbanas) y Feroces (serial de crímenes). Con todo, lo más popular es la descarga de pequeños clips, como reconoce Fernando Molina, de Vodafone, por delante del pago por visión. "El que paga lo quiere guardar. Ya sean sketches de Buenafuente, Aquí no hay quien viva o los guiñoles de Canal +, todas ellas marcas reconocidas". Cuando el consumidor descarga el último dislate del Neng de Castefa o la enésima mueca de Fernando Tejero, lo hace con la "seguridad de saber lo que compra", opina Molina.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS