Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incidente de Vilaür muestra que la interconexión es necesaria, según Rañé

El consejero dice que con dos líneas hubiera habido menos cortes

El consejero de Industria, Josep Maria Rañé, apuntó ayer que si hubiera existido la controvertida interconexión eléctrica con Francia, el impacto de la caída de la torre en el municipio de Vilaür (Alt Empordà) habría sido menor. Unos 50.000 abonados de la comarca del Alt Empordà estuvieron casi seis horas sin suministro eléctrico el pasado martes. Y ayer hubo otro corte de tres horas.

Este segundo corte afectó a unas 35.000 viviendas entre las nueve de mañana y la una de la tarde de ayer, cuando la compañía Fecsa-Endesa reanudó los trabajos de estabilización de la torre, después de que el pasado martes los operarios no lograron apuntalarla con absolutas garantías de seguridad. En total, unas 10 horas sin suministro eléctrico que han sublevado a vecinos y empresarios del Alt Empordà.

El Departamento de Trabajo e Industria se ha limitado de momento a abrir un expediente a Fecsa-Endesa. La compañía argumenta que se trata de un siniestro originado por una inclemencia meteorológica imprevisible. No obstante, en el municipio de Vilaür señalan que la torre estaba demasiado cerca del río y no era el primer desbordamiento que llegaba hasta la base de la infraestructura.

El consejero Rañé explicó que la interconexión eléctrica con Francia hubiera permitido que las viviendas afectadas por el corte de luz se alimentaran de una fuente alternativa de electricidad. Rañé, sin embargo, reclamó la necesidad de un buen mantenimiento de la línea y, en este sentido, indicó que el expediente deberá determinar las causas de la caída de la torre y si su mantenimiento fue deficiente.

Las obras de reparación realizadas ayer afectaron a menos abonados que los trabajos del martes porque la compañía, además de instalar una treintena de grupos electrógenos para garantizar el suministro eléctrico a hospitales, residencias de ancianos y otras instituciones similares, consiguió conectar parte de la comarca a otras líneas próximas. Las quejas procedían ayer de vecinos y, sobre todo, de propietarios de comercios, que amenazaron con exigir compensaciones a la compañía por las pérdidas que la falta de luz han ocasionado a sus negocios. Fecsa-Endesa afirmó que el segundo corte de luz se realizó por la mañana para afectar lo menos posible al sector hotelero.

La compañía eléctrica ha movilizado unos 120 operarios, que según fuentes de la empresa han trabajado en unas condiciones muy duras y haciendo un gran esfuerzo. Fecsa-Endesa prometió ayer que la línea quedará reparada de manera definitiva y no serán necesarias más interrupciones de suministro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 2006