Decenas de familias congelan fuera de España el cordón umbilical de sus bebés

Las empresas cobran 1.500 euros por conservar 20 años las células madre para terapias futuras

Decenas de familias españolas están conservando la sangre del cordón umbilical en el momento del parto y mandándola al extranjero para congelar las células madre y usarlas en el tratamiento de posibles enfermedades futuras del niño. Los padres pagan entre 1.500 y 2.000 euros a empresas extranjeras que se anuncian en Internet y que se encargan del traslado y la conservación de las células. El Ministerio de Sanidad considera esta práctica ilegal porque contradice el espíritu no lucrativo de la Ley de Trasplantes y planea prohibir la implantación de estas empresas en España.

Más información

Los bancos privados de sangre procedente de cordones umbilicales están en auge. Varias empresas extranjeras se anuncian en Internet ofreciendo la posibilidad de congelar las células madre de la sangre procedente del cordón umbilical en el momento del parto para trasplantarlas en un futuro y usarlas en el tratamiento de numerosas enfermedades como linfomas, leucemias y tumores infantiles.

El procedimiento que la mayoría de las empresas extranjeras suelen seguir es el siguiente. Las familias firman un contrato en el que se comprometen a pagar una cantidad de entre 1.500 y 2.000 euros por la conservación de la sangre del cordón. Ésta es una sangre inmadura, rica en células madre, capaces de crear los componentes principales de la sangre humana, de la médula ósea y del sistema inmunológico del cuerpo.

Inmediatamente después del nacimiento del bebé, el cordón umbilical es pinzado y se separa al niño del cordón. En ese momento un ginecólogo inserta una aguja en el cordón umbilical y saca sangre para depositarla en una bolsa especial proporcionada por la empresa que es etiquetada y precintada para ser enviada por un servicio de porte urgente a un banco de sangre de cordón umbilical que suele encontrarse en ciudades como Londres o Bruselas. Allí es congelada durante un período máximo de 20 años.

En España no existen bancos privados de sangre de cordón umbilical. Según Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), organismo dependiente del Ministerio de Sanidad, varias empresas extranjeras han intentado implantarse en Cataluña, Madrid o Asturias, aunque siempre han recibido la negativa de las administraciones. "Es un tema dudosamente legal", afirma Matesanz. "Nuestro sistema establece que las donaciones no deben ser dirigidas a una persona determinada, sino al bien común. El asunto choca con el sistema de trasplantes establecido en España porque choca con el concepto de donación altruista y anónima", explica.

Matesanz reconoce que existe un cierto vacío legal con estas empresas extranjeras que consiguen clientes en España. "En ese circuito para extraer la sangre lo que se está haciendo es obtener un tejido para mandarlo fuera del país. Si este tejido se utilizase para ser trasplantado tendría que obtener un permiso de la ONT, que nosotros no daríamos. Pero esas células son sólo congeladas y almacenadas, y como nunca se sabe lo que se va a hacer con ellas no podemos prohibir que se exporten", asegura el director de la ONT. "Lo que sí han hecho las comunidades autónomas es no admitir la implantación de este tipo de bancos en España. Queremos sacar una directiva que prohíba que esto ocurra en el futuro", finaliza.

Guillermo Muñoz es director de Crio-Cord, una empresa española que proporciona información sobre la conservación de células madre de la sangre de cordón umbilical y su envío al banco de Bélgica.

"Lo que nos gustaría es poder montar en España un banco propio, pero la ONT se niega y está tratando de prohibirlo por ley. Nosotros no hacemos nada ilegal. Sólo en Europa se presta servicio en 21 países, ¿por qué no se puede hacer en España?", se pregunta Muñoz.

La información que da Crio-Cord a sus clientes por teléfono explica que la recolección de la sangre del cordón se puede hacer tanto en un hospital público como en un privado, aunque matiza que los ginecólogos de los hospitales públicos pueden plantear problemas por esa situación de vacío legislativo que existe en España. A continuación el cliente recibe el nombre de varios hospitales privados donde no tendrá problema para recolectar la sangre y enviarla al banco de sangre de Bélgica.

"Ése es uno de los problemas que podemos tener", explica Muñoz, "sin embargo hay muchos ejemplos de médicos de hospitales públicos que están a favor porque comentan lo palpable que es la de demanda de la gente. La obligación de los médicos sería dar la información de que existe la posibilidad de conservar la sangre de cordón umbilical para que en un futuro se puedan usar, aunque todavía haya mucho por descubrir en este tema y no se sepa todo lo que se podrá conseguir con las células madre. Si un padre quiere gastarse el dinero porque considera que va a proteger a su hijo, está en su derecho de hacerlo", concluye.

Muestras celulares congeladas destinadas a inseminación artificial en un laboratorio español.
Muestras celulares congeladas destinadas a inseminación artificial en un laboratorio español.CARLES RIBAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de enero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50