Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La primera misión con destino a Plutón parte a 58.000 kilómetros por hora

La sonda 'New Horizons' recorrerá más de 5.000 millones de kilómetros en casi 10 años

El lanzamiento de un cohete Atlas V desde cabo Cañaveral (Florida) puso ayer a la nave New Horizons rumbo a Plutón, el último planeta del Sistema Solar y el único al que todavía no se había enviado una misión de exploración. El lanzamiento, a las 20.00 (hora peninsular española), se había retrasado dos días consecutivos. Unos 50 minutos después la nave inició su escapatoria de la influencia gravitatoria de la Tierra gracias al impulso recibido secuencialmente por las tres etapas del cohete y emprendió, a la velocidad de 58.000 kilómetros por hora, su viaje de casi 10 años a Plutón.

Los técnicos de la NASA y de la empresa Lockheed Martin, constructora del cohete Atlas, no respiraron tranquilos hasta que se produjo la separación de la nave de la última etapa del cohete, a los 48 minutos del lanzamiento. New Horizons (Nuevos Horizontes) siguió una trayectoria hiperbólica de salida de la órbita terrestre durante la que se convirtió, por el potente cohete utilizado para impulsar una masa de sólo 500 kilogramos, en la nave espacial más rápida de las lanzadas hasta la fecha.

El lanzamiento había provocado protestas en cabo Cañaveral, debido a que lleva, como todas las anteriores misiones a los planetas exteriores, donde la energía del Sol es insuficiente, una fuente de energía con 10 kilogramos de plutonio. El departamento de Energía de Estados Unidos vigiló especialmente la operación, informa Reuters.

La versión del Atlas V elegida, nunca utilizada antes, llevaba cinco propulsores de combustible sólido además del motor principal en la primera etapa. La segunda etapa, Centaur, se encendió tras la separación de la primera a los cinco minutos del lanzamiento durante cinco minutos, lo que situó al conjunto en una órbita temporal elíptica en la que se mantuvo 22 minutos. Entonces se volvió a encender la etapa Centaur durante 10 minutos, y al final de este encendido se produjo la separación de la tercera etapa, que en esta misión estaba formada por otro motor y la nave New Horizons. Tras un nuevo impulso, el observatorio inició solo su viaje de nueve años y medio y 5.000 millones de kilómetros a Plutón, en el que seguirá una trayectoria muy directa.

Como la misión fue finalmente lanzada en los primeros días del plazo establecido por la situación relativa de los planetas para poderla iniciar este año, su tiempo de viaje será más corto que si se hubiera lanzado posteriormente, con la fecha límite del 14 de febrero. Ahora está previsto que New Horizons sobrevuele Plutón en el verano de 2015, tras recibir un impulso gravitatorio a su paso por las inmediaciones de Júpiter el año que viene que aumentará su velocidad.

Una vez en las inmediaciones de Plutón la sonda automática se acercará hasta 10.000 kilómetros de la superficie del planeta y a 27.000 kilómetros de Caronte, su mayor luna. Tomará datos con todos sus instrumentos, lo que permitirá conocer Plutón mucho mejor que en la actualidad, y proseguirá su viaje, que la NASA puede decidir alargar para que investigue el cinturón de Kuiper.

Este conjunto de cuerpos helados está más allá de la órbita de Neptuno (la de Plutón se entrelaza con la de Neptuno), a una distancia 30 veces mayor que la que hay entre la Tierra y el Sol . Los astrónomos creen que Plutón, que no fue descubierto hasta 1930, no es en su origen un planeta sino un cuerpo de este cinturón que se desplazó a su órbita actual. Su descubridor, Clyde Tombaugh, murió hace nueve años. Su familia asistió ayer al lanzamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 2006