Reportaje:

Nuevas alas baratas

Las aerolíneas de bajo coste despegan en la región latinoamericana

Las aerolíneas de bajo coste, hasta hace poco un fenómeno desconocido en América Latina, se encuentran en pleno apogeo en la región. En Brasil, GOL ya tiene el 29% del mercado. En México, por su parte, un puñado de nuevas aerolíneas quiere darle vuelta al sector. Mientras tanto, las compañías de bandera se encuentran sumidas en una crisis crónica.

El número de pasajeros que volaron en la región aumentó un 14,9% durante los primeros nueve meses de 2005, según cifras de la AITAL

Las aerolíneas de bajo coste no conseguían aterrizar en América Latina. La telaraña de regulaciones que rige los cielos de la región, combinada con mercados monopolizados por aerolíneas bandera, impedía que ese modelo, tan exitoso en otros continentes, se arraigara por estas tierras. El mercado languidecía bajo el dominio de las aerolíneas tradicionales. Las tarifas de vuelos nacionales se mantenían fuera del alcance de la gran mayoría de la población. En los últimos dos años, sin embargo, una ola de liberalización de la industria ha sido exprimida por una nueva raza de aerolíneas de bajo coste.

Así las cosas, el crecimiento del mercado se disparó con la llegada de las nuevas compañías. En los primeros nueve meses de 2005, el número de pasajeros que volaron en la región aumentó un 14,9% según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo Latinoamericano (AITAL), el mayor crecimiento a nivel mundial. Ese aumento, dice ese organismo, se debe en buena parte al desarrollo de las nuevas líneas aéreas.

La más exitosa, hasta el momento, ha sido la brasileña GOL. Su tajada del mercado brasileño ha pasado de un ínfimo 4% cuando comenzó a volar en 2001, hasta un 29% al cierre del tercer trimestre de 2005. Según los últimos datos, se codea con Varig, que tiene el 28,32% del mercado brasileño. En el primer semestre de 2005, GOL obtuvo unos beneficios netos de cerca de 56,65 millones de euros, lo que supone una subida del 39% con respecto al mismo periodo de 2004. Esa aerolínea se ha convertido en una de las más productivas y eficientes del mundo.

Más allá de los datos, GOL ha conseguido popularizar el transporte aéreo en Brasil con tarifas por debajo de los 100 euros. La compañía también ha comenzado a adentrarse en aguas internacionales. Se concentra en vuelos nacionales, pero sus redes ya se expanden por toda Suramérica, con rutas a Uruguay, Chile, Argentina y Bolivia.

El otro lado de la moneda, sin embargo, es la crisis de Varig, la que fuera en su momento la aerolínea bandera de Brasil. Los problemas de la compañía son crónicos y estructurales. Su tajada del mercado ha caído un 50% en el último año. Además, arrastra una deuda de cerca de 2.800 millones de euros. Y un buen porcentaje de sus rutas simplemente no generan utilidades. Como si fuera poco, Varig tendrá que enfrentarse a más competencia. Webjet, otra aerolínea de bajo coste que sigue el modelo establecido por GOL, comenzó a operar a mediados de 2005 agudizando así la batalla por el mercado.

Brasil es un ejemplo que otros intentan copiar. El próximo en lograrlo posiblemente será México, donde el transporte aéreo parece que al fin va a despegar en 2006. La liberalización del sector que ha promovido el Gobierno mexicano en el último año promete transformarlo en un hervidero de aerolíneas de bajo coste. En el último año, al menos cuatro compañías han ganado concesiones para operar aerolíneas de bajo coste. Según la consultora Aviation Economics, México es uno de los países más atractivos para las aerolíneas de bajo coste. Las aerolíneas del Gobierno (Aeroméxico y Mexicana) se encuentran en pleno proceso de privatización, abriendo así el mercado a nueva competencia.

De acuerdo con cifras oficiales, más de dos millones de personas utilizan el transporte terrestre para rutas de largo recorrido. Con una caída de precios de alrededor del 20%, se estima que unas 600.000 personas comenzarían a viajar por avión. El objetivo, según la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), es que acaparen cerca del 30% del mercado.

Las compañías Click y Vuela son las pioneras en México, pero otros jugadores pueden jugar un papel decisivo. Carlos Slim, el magnate mexicano, y según la revista Forbes el hombre más rico de América Latina, anunció inversiones en una nueva aerolínea que será financiada también por Emilio Azcárraga, principal accionista de la cadena Televisa. GOL, por su parte, ya avisó que prevé meterse en la lucha por conquistar ese país y también operará su propia línea aérea en México. Los resultados para los viajeros puede ser muy positivos, ya que varios analistas señalan que las tarifas podrían bajar hasta en un 50% en 2006.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de enero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50