Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento de Ucrania destituye al Gobierno por el acuerdo del gas con Rusia

El presidente Yúshenko, de viaje en Kazajistán, califica de "inconstitucional" la decisión

La Rada Suprema de Ucrania (Parlamento) aprobó ayer en Kiev un voto de censura contra el Gobierno de Yuri Yejanúrov. La decisión, tomada en ausencia del presidente, Víktor Yúshenko, fue apoyada por 250 diputados de un total de 405, y representa un castigo al Ejecutivo por la firma del acuerdo del gas con Rusia. Para la Cámara, el trato no ha sido explicado convenientemente ni garantiza un precio estable del combustible por cinco años, sino sólo para el primer semestre de 2006. Es previsible que el Gobierno siga en funciones hasta las elecciones del 26 de marzo.

Yúshenko, que volaba hacia Astana, la capital de Kazajistán, al producirse la votación, calificó de "anticonstitucional" el comportamiento del Parlamento, pero restó importancia al asunto al señalar que la situación era "normal y que no pensaba regresar de forma apresurada a Kiev". El líder ucranio debe entrevistarse hoy con su homólogo ruso, Vladímir Putin, en Astana, donde ambos dirigentes eslavos asisten a la toma de posesión del presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, que renovó su mandato en diciembre. Según la agencia rusa Itar-Tass, Yúshenko ha expresado el deseo de hablar sobre el transporte de gas y de presentar iniciativas para la construcción de varios gaseoductos para incrementar el tránsito de combustible por Ucrania.

La decisión de la Rada tiene un carácter preelectoral, ya que la Cámara pidió al Gobierno que continúe en funciones hasta el nombramiento de un nuevo Gabinete. Es previsible que éste se forme después de los comicios del 26 de marzo y que lo haga de acuerdo con las enmiendas constitucionales entradas en vigor este año, que recortan los poderes del presidente en beneficio del Parlamento y el Gobierno.

Tras concesiones por parte de Yúshenko a Víktor Yanukóvich, el contrincante derrotado en las urnas en diciembre de 2004 tras la revolución naranja, la Rada dio permiso a Yejanúrov para sustituir el 22 de septiembre a la radical Yulia Timoshenko. La dama del Maidán (plaza de la Independencia) había cesado a principios de ese mes después de que su convivencia política con Yúshenko se hiciera imposible.

Timoshenko ha denunciado el acuerdo que permitió cerrar la crisis del gas entre Rusia y Ucrania, que salpicó a gran parte de Europa, y lo ha publicado esta semana en su página de Internet.

Aparentemente, el principal beneficiado del trato es la empresa intermediaria Rosukrenergo, cuyas acciones pertenecen en un 50% al monopolio ruso Gazprom y, en otro 50%, a un grupo de personas desconocido que se esconden tras el holding Centragaz (parte del grupo Raifeisen). Según la prensa ucrania, los tapados pueden ser desde altos funcionarios y ejecutivos rusos y ucranios, hasta personajes buscados por el FBI.

El documento divulgado por la ex primera ministra estipula que Rosukrenergo compra un total de 73.000 millones de metros cúbicos de gas a varios proveedores (las repúblicas asiáticas de Turkmenistán, Uzbekistán, Kazajistán y Gazprom). De esta cifra, sólo 17.000 millones de metros cúbicos son de procedencia rusa, comprados al precio de 230 dólares (190 euros) por mil metros cúbicos. El resto es gas centroasiático mucho más barato (65 dólares por mil metros cúbicos en Turkmenistán). Como resultado, el intermediario vende a Ucrania 34.000 millones de metros cúbicos durante la primera mitad de 2006 (al precio de 95 dólares por mil metros cúbicos) y se queda con 39.000 millones que puede vender a quien quiera y como quiera.

"Nadie tiene garantías de que el gas se mantenga al precio de 95 dólares por mil metros cúbicos durante cinco años", manifestó ayer el jefe del Parlamento ucranio, Vladímir Litvín, después de que el jefe del Gobierno explicara su gestión. Litvín rechazó la existencia de documentos secretos, a los que se había referido Yejanúrov, y consideró que el acuerdo era el "peor de todos los posibles". El resultado de la moción de censura indicó la debilidad de la posición presidencial.

De los 42 diputados de Nuestra Ucrania (de Yúshenko), 19 votaron en contra de la moción de censura, 21 no votaron y uno votó a favor. Esta división contrastaba con la disciplina de otros partidos que apoyaron la censura, entre ellos 36 diputados del bloque de Yulia Timoshenko, los 59 del grupo Regiones de Víktor Yanukóvich, los 56 comunistas, los 20 parlamentarios que apoyan a Litvín y los socialdemócratas del primer presidente de Ucrania, Leonid Kravchuk, que provocaron la votación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de enero de 2006