Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington mantuvo una cárcel clandestina en Afganistán

EE UU gestionaba una prisión secreta en Afganistán hasta el año pasado, en la que se torturaba a los detenidos privándolos de sueño y encadenándolos a las paredes en total oscuridad durante días, según un informe hecho público ayer por la organización Human Rights Watch (HRW). El informe se basa en las declaraciones de ocho hombres que ahora se encuentran detenidos en la base militar estadounidense de Guantánamo (Cuba) y que aseguran que las torturas tuvieron lugar en diferentes periodos entre 2002 y 2004. Los hombres declararon a sus abogados que fueron detenidos en diferentes países, en su mayoría en Asia y Oriente Próximo, según HRW. La Administración de George W. Bush se enfrenta a duras críticas dentro y fuera del país después de que The Washington Post publicara el pasado 2 de noviembre que la CIA mantenía a decenas de posibles terroristas encarcelados en prisiones secretas en diferentes países.

Los detenidos aseguraron a sus abogados que tras aterrizar en Afganistán fueron conducidos a la prisión en la que oyeron a los guardas afganos decir que estaban cerca de Kabul. Los detenidos denominaban al lugar de tortura "la prisión de la oscuridad". Tanto los guardas afganos como los americanos vestían ropas civiles, así como los interrogadores, lo que hace concluir al grupo de defensa de derechos humanos que "la prisión debía estar operada por personal de la CIA". Benyam Mohamad, un etíope que creció en Reino Unido, declaró en Guantánamo a sus abogados haber estado "colgado" por los brazos durante días en total oscuridad hasta que dejó de sentir las piernas y las manos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2005