_
_
_
_
EL FUTURO DE LA UE

Los efectos perversos del 'cheque' británico

Un estudio de la Comisión demuestra que con el sistema vigente Reino Unido pagaría a la UE menos que países más pobres

El cheque británico sigue siendo uno de los mayores obstáculos para que la Unión Europea alcance un acuerdo que permita aprobar este mes las perspectivas financieras, el marco presupuestario para el periodo 2007-2013. Un documento interno de la Comisión Europea, fechado el 22 de noviembre, sostiene que "sin un avance positivo en la cuestión del cheque británico no será posible alcanzar un acuerdo sobre las perspectivas". Las cifras manejadas por Bruselas demuestran que, si Tony Blair logra que el cheque no se modifique, Reino Unido se convertiría en un contribuyente neto menor que países como Francia e Italia, a pesar de su superior riqueza relativa.

Las contribuciones netas francesas (45.800 millones de euros) e italianas (38.900) serían superiores a las británicas (31.500). La causa de este desequilibrio está en el cheque, un sistema privilegiado que obtuvo Margaret Thatcher en 1984 como compensación por el enorme saldo presupuestario negativo de Reino Unido, provocado básicamente por su escasa participación en la Política Agrícola Común (PAC). El mecanismo del cheque supone que Reino Unido recupera el 66% de su contribución neta, que es pagada por el resto de países. El sistema sufrió una nueva distorsión en 1999 cuando cuatro países (Alemania, Suecia, Holanda y Austria) lograron limitar al 25% su contribución al cheque. Ello ha significado que los grandes sacrificados del privilegio británico son Francia, que paga 1.500 millones de euros anuales, Italia (1.200) y España (700). El mecanismo significa que cuanto más gasto hay fuera de Reino Unido, como es el caso de la ampliación, más dinero le devuelven a Londres.

Un aumento del gasto en cuestiones como la ampliación obliga a dar más dinero a Londres
Los grandes sacrificados del privilegio son Francia, Italia y España
Más información
Zapatero no descarta vetar los presupuestos europeos si privan a España de las ayudas

Por otra parte, el nivel de renta y la estructura del presupuesto han cambiado mucho durante los últimos 20 años. En 1984 Reino Unido era uno de los países más pobres de la Unión, con una renta del 90%, y las ayudas agrícolas tenían un peso enorme, del 75%. Ahora, los británicos tiene una renta del 110% y la agricultura supone sólo entre el 40% y el 45% del presupuesto comunitario, y seguirá bajando. Ese cambio en la estructura presupuestaria no se tiene en cuenta a la hora de calcular el cheque británico, por lo que éste ha ido aumentando de manera desproporcionada a medida que Reino Unido ha ido mejorando su renta y aumentando sus contribuciones al presupuesto comunitario.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Según las estimaciones de la Comisión, si se toma como base 100 el año 2006, tanto el gasto total como el gasto agrícola de la Unión a Quince bajaría al 85% en 2013, al tiempo que el gasto total de la Unión (incluyendo a los nuevos socios y a los inmediatamente futuros, Rumania y Bulgaria) aumentaría a poco más de 110%. Pero el cheque británico se dispararía por encima del 130%. El documento de la Comisión subraya que todos los aumentos del presupuesto europeo para el periodo 2007-2013 se deben a la ampliación. El presupuesto global aumenta en 12.600 millones de euros anuales, pero mientras el gasto en los Quince se reduce en 13.100 millones, el que va a los países de la ampliación aumenta en 22.600 millones de euros. Con esas cifras, si el cheque británico se deja tal y como está ahora, su dotación entre 2006 y 2013 crecerá el 31%, tres veces más que la tasa de aumento en el conjunto de la Unión (un 11% en compromisos y un 10% en pagos), a pesar de que en ese periodo el gasto agrícola en la Europa a 15 caerá un 15%.

Los funcionarios de Bruselas ponen en contexto algunas de las cifras más controvertidas que rodean a la polémica del cheque británico, como las que comparan las aportaciones de Francia y Reino Unido. La Comisión admite que entre 1995 y 2004 Reino Unido ha tenido una contribución neta por encima de la de Francia, pero no de 2,5 veces como dice Londres a menudo, sino de un 15%, y señalan que el diferencial se está reduciendo "a medida que el presupuesto se moderniza": durante el periodo 1995-1999, la contribución neta británica fue un 65% superior a la francesa, pero entre 2000 y 2004 fue Francia la que aportó un 8% más que Reino Unido.

Las cifras en términos brutos (lo que pagan los países a la Unión, sin tener en cuenta lo que reciben) son también reveladoras. Durante el periodo 1995-2004, los británicos aportaron un 40% menos que Francia y un 21% menos que Italia. En el periodo 2007-2013, aunque se congelara el cheque, la aportación británica sería un 36% inferior a la de Francia, un 11% inferior a la de Italia y un 52% inferior a la de Alemania.

Si el cheque no se modificara, la contribución de Reino Unido en función de su renta nacional para los próximos siete años sería inferior en 49.000 millones de euros a la de Francia y 16.000 menos que Italia. Teniendo en cuenta los datos de este estudio interno de la Comisión y la propuesta de la presidencia británica, que propone aportar 8.000 millones más que la propuesta de Luxemburgo, Reino Unido pagaría 18.000 millones de euros menos que Francia y 40.000 menos que Alemania. Francia exige rebajar el cheque en 14.000 millones durante todo el periodo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_