Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE LA UE

La propuesta británica supone 1.000 millones menos para España

Solbes advierte de que vetará los presupuestos de la UE si no logra los "resultados esperados"

España perdería unos 1.000 millones de euros si prospera el proyecto británico de perspectivas financieras (marco presupuestario de la Unión Europea) para el periodo 2007-2013. La propuesta presentada por Reino Unido resulta claramente peor para los intereses españoles en relación con la presentada hace seis meses por Luxemburgo, que no prosperó precisamente por el rechazo de cinco países, entre ellos España.

El vicepresidente del Gobierno español y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, cuantificó ayer con esta cifra de 1.000 millones de euros la pérdida que supone para España la nueva propuesta. El titular de Hacienda confirmaba así la mala impresión que produjo desde un primer momento entre las autoridades españolas el documento presentado el pasado lunes por el ministro de Exteriores británico, Jack Straw.

Solbes recurrió a la ironía ayer en Bruselas, donde asistió al Consejo de Ministros de Economía de la UE, al manifestar que en el texto presentado por los británicos "hay ideas sorprendentes, especialmente que la mejora más importante es para el propio Reino Unido, que obtiene unos 9.000 millones de euros más".

A la vista de estos datos, la situación de España ha empeorado seriamente respecto a la de hace seis meses. En la cumbre del pasado mes de junio, España, junto a Reino Unido, Suecia, Holanda y Finlandia, se opuso a la propuesta de presupuestos presentada por el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, por considerarla insuficiente.

Durante los últimos meses, los representantes del Gobierno español han insistido en que para apoyar los nuevos presupuestos en la cumbre de diciembre se debían cumplir dos objetivos: aumento del montante global de las ayudas y asegurar que España sea receptor neto hasta el último año del periodo 2007-20013.

Ninguna de las dos condiciones las tiene aseguradas. Ayer, Solbes fue muy claro sobre este punto. "Evidentemente", precisó, "si España no consigue los resultados esperados, no estará a favor de aprobar la propuesta y las propuestas necesitan unanimidad".

Por su parte, el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, expresó ayer su esperanza de que la propuesta de negociación británica sea negociable, ya que, en caso contrario, dijo, "será muy difícil alcanzar un acuerdo", informa Peru Egurbide. "Es una propuesta que no podemos aceptar. Sigue siendo claramente insuficiente, pero espero que se pueda llegar a un acuerdo en las próximas semanas", dijo ayer el ministro en Accra (Ghana), al iniciar una gira por seis países africanos.

El ministro dio algunas pistas sobre la base de su margen de optimismo cuando afirmó que la propuesta es "más o menos" la misma que la presidencia luxemburguesa dejó sobre la mesa en junio. "Hay que hacer cálculos", precisó, "pero parece que se mantiene más o menos sobre los mismos niveles, y por ello sigue siendo insuficiente". Se entiende que "se mantiene" por lo que se refiere a España, aunque recorte el gasto global en más de 20.000 millones de euros. España terminó rechazando aquella propuesta, aunque desde el punto de vista de la distribución del gasto le resultaba totalmente satisfactoria. El problema estaba sobre todo en el llamado cheque británico, que cargaba a España con un inaceptable saldo neto negativo.

El Gobierno español mantiene que hay que partir de la propuesta de junio. En su opinión, los británicos son la clave y Moratinos asegura creer en la posibilidad de que la estrategia funcione.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de diciembre de 2005