Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministerio impulsará la transparencia en los precios de los productos agrarios contra la crisis

Las organizaciones agrarias buscan un pacto con la gran distribución

El secretario general de Agricultura, Josep Punxeu, considera que es preciso "dar transparencia al sistema" de fijación de precios de los productos agrarios, desde que estos salen del campo hasta que llegan al consumidor. Punxeu, que ayer mantuvo diversas reuniones en Valencia, anunció que el año próximo elaborarán una clasificación con la aportación de cada sector al precio de un producto. La crisis de precios es, de hecho, el gran problema del campo valenciano. Las organizaciones agrarias valencianas, entre otras cosas, buscarán un pacto con la gran distribución.

El director general de Agricultura anima a los citricultores a exportar a China

Los responsables de la Unió de Llauradors (Joan Brusca), AVA-Asaja (Cristóbal Aguado) y UPA (Rafael Cervera) están dispuestos a continuar e incrementar las movilizaciones si no empiezan a llegar soluciones para la crisis de precios que sufre el campo. Así lo explicó, al menos, Joan Brusca, tras la reunión mantenida entre los responsables de las organizaciones agrarias y cooperativas con Josep Punxeu en la sede de la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana. Soluciones a corto plazo, ya que la crisis está colocando a buena parte del sector en una situación que las organizaciones agrarias califican de insostenible.

El campo, en cualquier caso, tiene diversos frentes abiertos en busca de una solución: Por un lado, las organizaciones agrarias entregarán el próximo 14 de diciembre en Bruselas el informe que han elaborado sobre la venta a pérdidas que utilizan algunas empresas de distribución (Lidl y Aldi). Ayer, Punxeu también garantizó que antes de que acabe el año volverán a mantener una reunión para tratar de avanzar en las posibles soluciones a esta crisis de precios que sufren los productores. Y la Unió de Llauradors-COAG y la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) tienen previsto viajar a Francia para hablar con los sindicatos galos sobre los acuerdos a los que han logrado llegar con parte de la distribución. La intención última es buscar en 2006 un acuerdo con la gran distribución, en la línea del pacto alcanzado en Almería. Una intención en la que ayer el responsable del Ministerio de Agricultura se ofreció a mediar. "La paciencia tiene un límite", esgrimió Joan Brusca, secretario general de la Unió de Llauradors-COAG, "y la situación es tan complicada que si no hay medidas que se noten ya incrementaremos las movilizaciones". Soluciones que deben empezar a vislumbrarse con independencia de la aprobación de una ley de comercio como prepara Madrid, de un seguro de renta o de la constitución de un Observatorio de precios autonómico como reclama el sector.

Tras la reunión con las organizaciones agrarias, en cualquier caso, Punxeu se reunió en la Consejería de Agricultura con la interprofesional Intercitrus. Josep Puxeu animó al sector citrícola valenciano a "explorar la oportunidad de negocio" que representa el mercado chino para la exportación, recién abierto para esta fruta española tras años de negociaciones. Puxeu insistió en que el país asiático es "una posibilidad y una vía que deben explorar los operadores", ya que "es el sector el que debe definir las oportunidades que brinda este mercado para los diferentes productos". Con todo, China al igual que cualquier mercado asiático o anteriormente el norteamericano, se irá abriendo con lentitud en el mejor de los casos, según reconoció la propia Administración e insistió el sector. El presidente de Intercitrus, Josep Botella, de hecho advirtió de las "complicaciones" que plantea exportar a China para los citricultores valencianos, sobre todo después de que se haya tardado "más de veinte años en exportar" lo que exportan ahora al mercado estadounidense.

Con todo, ayer se trataron también otros aspectos relacionados con el sector agrario. Entre ellos, se habló de modernización de regadíos. Un esfuerzo que Punxeu afirmó que se ha traducido en un plan de choque que implicará un aumento de fondos. El ministerio, a través de Seiasa (Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias) de la Meseta Sur aumenta la inversión prevista en el periodo 2005-2005 de 342 millones de euros a 500 millones de euros, según anunció ayer Punxeu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 2005