Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cadenas autonómicas entran en la era de la televisión digital terrestre

La catalana TV-3 estrenó ayer un canal integrado exclusivamente por series de ficción

La cadena pública TV-3 lanzó ayer el canal 300, la primera oferta temática de TDT en abierto que pone en marcha la corporación catalana. El 300 está integrado por series de ficción y cine y completa el primer múltiple del ente autonómico. Los otros tres son TV-3, K3/33 y 3/24. Para captarlo es preciso disponer de un descodificador o un televisor digital, como ocurre con laOtra, el canal digital de ocio y cultura que lanzó Telemadrid en 2001.

Durante el acto de presentación del 300, el director de TV-3, Francesc Escribano, dijo que más que un nuevo canal esta oferta representa "nuestra puerta de entrada a la televisión digital terrestre", una tecnología cuyo impulso están pilotando principalmente las cadenas públicas.

La autonómica catalana aspira a gestionar otro múltiple, que usará para un canal de deportes, otro infantil o cultural -se planea desdoblar el K3 y el 33-, que se pondrá en marcha a lo largo de 2006, y en 2007 se lanzará un canal de servicios ciudadanos a través del cual los telespectadores podrán, por ejemplo, realizar gestiones con la Administración. No se ha decidido aún el uso del octavo canal, aunque el director general de la Corporación Catalana de Radio y Televisión (CCRTV), Joan Majó -que preside la Asociación para la Implantación y Desarrollo de la TDT en España, que reúne a todos los operadores-, avanzó hace unos días que puede servir para "convertir en canales de alta definición algunos de los demás".

El 80% de la programación del 300 estará integrada por series y el 20% por películas. De momento, alrededor de una cuarta parte de los contenidos serán de producción propia. Todas las series son reposiciones, de las que TV-3 ya posee los derechos, situación que llevó a Escribano a afirmar que este nuevo canal "prácticamente no tiene coste". Entre las compradas figuran Embrujada, Bonanza, Superagente 86, Star Trek, Voyager Nip/Tuck y El guardián. En cuanto a las series de producción propia se recuperan verdaderos clásicos, como Plats bruts (Platos sucios) o El cor de la ciutat (El corazón de la ciudad).

A la nueva tecnología se apuntó en 2001 Telemadrid con una cadena que opera bajo la marca de laOtra y distribuye contenidos de carácter cultural y de ocio dirigidos al público juvenil. Pero esta oferta ha pasado en estos años inadvertida para el público madrileño, ya que para recibirla es necesario disponer de un descodificador. Para intentar captar más espectadores, Telemadrid optó en septiembre pasado por difundir laOtra en analógico, pese a que carecía de autorización del Gobierno central. Esta decisión ha provocado un duro enfrentamiento entre el Ejecutivo de Esperanza Aguirre (PP) y el Ministerio de Industria, que dirige José Montilla.

Por su lado, el Grupo Popular presentó ayer una proposición no de ley en el Congreso en la que pide al Gobierno que adopte medidas "precisas" que permitan un "acceso selectivo" de los menores a los nuevos canales digitales. El PP considera "razonable" que los padres y educadores tengan la posibilidad de discriminar los contenidos a los que los menores puedan acceder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2005