Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SIMO 2005

Preparar el 'apagón analógico'

Para recibir la televisión digital terrestre hay que adaptar la antena y el viejo receptor

Quedan menos de seis años para el llamado apagón analógico. Las bases para el relanzamiento de la televisión digital terrestre(TDT) en España fueron sentadas por el Gobierno el pasado 29 de julio, con la aprobación del llamado Plan Técnico Nacional de la TDT. Según este Plan, se dejarán de emitir señales de televisión analógicas con cobertura nacional y autonómica el 3 de abril de 2010.

En los casi cinco años que funciona la televisión digital terrestre en España, y que fue pionera en Europa con el fracasado proyecto de Quiero TV, no se han adaptado al nuevo sistema más que unos pocos miles de hogares españoles. En el Reino Unido, que empezó con la TDT poco antes que España, cinco millones de hogares —el 30% del total— están sintonizados. En Italia lo reciben un millón de hogares, mientras que en Francia iniciaron las emisiones de TDT el pasado abril.

Hasta ahora, las cadenas estatales y autonómicas se limitaban a repetir en digital sus emisiones analógicas. La Administración y los expertos reconocen que la faltade contenidos adicionales ha sido la causa fundamental del nulo interés de los hogares españoles por la TDT. Con el sistema de televisión digital terrestre, las señales se envían igualmente a través del aire desde una emisora hasta la antena del hogar. La emisora suele estar en el mismo emplazamiento, sólo que en vez de enviar únicamente señales analógicas transmite el mismo u otros contenidos en formato digital en otra banda de frecuencias (desde 470 hasta 862 MHz, correspondientes a los canales 21 hasta 69) que son las que se han reservado para las emisiones digitales. Al enviarse las señales de televisión digital a frecuencias más elevadas, debe colocarse el amplificador correspondiente en las antenas colectivas. La mayoría de antenas individuales tieneun único amplificador para todos los canales televisivos, por lo que no es necesario modificar la antena. Lo que sí debe hacerse, tanto con antena individual como colectiva, es comprar y colocar un receptor o decodificador de la señal digital entre la toma de la antena de la vivienda y el televisor en caso de carecer de televisión digital.

Conviene revisar la instalación de cable coaxial que va de la antena a cada vivienda y también el cable del interior de las viviendas, porque en viviendas antiguas puede estar muy deteriorado. Muchas instalaciones colectivas, además, están hechas en cascada. Es decir, el cable va de la antena a una vivienda y de allí a la siguiente y así sucesivamente, en vez de cables que van hasta abajo con derivaciones en cada vivienda y con menor pérdida de señal. La adaptación de la antena colectiva implica un coste. Si sirve la instalación de cableado coaxial, se puede contar un promedio de 1.000 euros para un inmueble de 20 viviendas.

Si es conveniente hacer un nuevo tendido de cable coaxial, el presupuesto varía enormemente. Esto ocurre en los edificios donde ya se ve muy mal la señal analógica. Un estudio de Feceminte, la Federación catalana de empresarios instaladores de telecomunicaciones, referido a los edificios de Cataluña aunque extrapolable a toda España, estima que habrán de adaptarse a la TDT el 80% de todos los edificios con más de cinco viviendas que hay en España. El 28,6% de todos estos edificios habrán de reformar, además, su red de cableado.

La característica esencial de la TDT es que la señal se ve perfecta o no se recibe. No existen términos medios. La señal digital es más inmune a los ecos y atraviesa mejor los obstáculos reducidos que la señal analógica convencional.

Esto hace que, si hay comunicación visual, la señal llega con muypoca distorsión. Esta ventaja se troca en inconveniente en valles y montañas: al ser la señal más focalizada se necesitan más repetidores. La calidad de la señal de televisión digital es equivalente a la de un DVD. En el DVD, las imágenes se han grabado a una tasa de unos seis megabits por segundo y con la TDT se usan unos cinco megabits por segundo.

En la TDT de España se ha decidido emplear el sistema de compresión MPEG-2, como en el DVD. Una diferencia es que en el DVD varía la tasa de compresión, menor en los planos con movimiento y mayor en los planos fijos. En la TDT la tasa de compresión es siempre fija. Desde el punto de vista de la gestión del espectro radioeléctrico, la televisión digital es mucho más eficiente que la analógica. En cada canal analógico caben, como mínimo, cuatro canales digitales.

Lo que ocurre es que, hasta el apagón analógico previsto para 2010, la mayor parte del espectro seguirá estando ocupado por las emisiones analógicas. Además de la mejora de la imagen, la señal de TDT permite transportar mayornúmero de canales de sonido y teletexto. Se podrán emitir filmes en varios idiomas o con sonido Dolby Digital.

La señal de TDT no es interactiva. Va siempre en el sentido del emisor al receptor. Lo que ocurre es que pueden conectarse al televisor receptores interactivos que, a su vez, se enchufan a la línea telefónica. La interactividad se logra con el teléfono.

Paso a paso

Antes de mirar receptores, conviene asegurarse de que la vivienda está en zona de cobertura de televisión digital. Si es así y la antena es individual o ya está adaptada a la TDT, basta con conectar el receptor digital al televisor. Si la antena es colectiva, la comunidad de propietarios debe decidir si se hacen las modificaciones oportunas en la instalación. En el caso de que la comunidad de propietarios no quiera hacerlo, la ley establece que en el plazo de seis meses cualquier vecino tiene derecho a instalar su antena individual y el paso correspondiente.

Si la televisión no está preparada para la TDT, no hace falta cambiarla, basta añadir un receptor que se conecta, por un lado, a la toma de antena que tienen todos los televisores y, por otro, a la toma de antena de la pared. Algunos fabricantes ofrecen ahora televisores con receptor integrado; lo único que se evita es tener una caja más enchufada al televisor. Existen multitud de marcas de receptores en las tiendas, que cuestan entre 60 y 100 euros. Todos funcionan igual, de acuerdo con el sistema DVB-T vigente en toda Europa. Algunos llevan además la plataforma MHP para servicios interactivos, que tiene distintas versiones según el país, y son algo más caros.

Más información