Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EMPRESA | Gladisdance

Zapatos con glamour

Una firma familiar de Valverde se especializa en calzado de baile

La empresa Gladisdance, dedicada a la producción de zapatos de baile, surgió en 1986 por iniciativa de los hermanos Fernández Rentero, de Valverde del Camino (Huelva). El objetivo era atender las necesidades de una clientela descontenta con lo que ofertaba el mercado para este tipo de producto. El calzado es la principal industria en Valverde del Camino, localidad de 12.000 habitantes. En ese municipio existen 40 empresas dedicadas a la producción de una amplia variedad de zapatos, aunque el boto campero es el producto estrella y el símbolo de la fabricación a nivel mundial.

Marisa Fernández Rentero, una de las socias, señaló que cuando ella y sus hermanos decidieron montar la empresa elaboraron un estudio de mercado: "Aquí todo el mundo se decida a la fabricación de botos. No resultaba muy inteligente hacer más de lo mismo, así que analizamos el mercado y hallamos este hueco, absolutamente virgen cuando empezamos".

Gladisdance es la empresa española más importante, con 60.000 pares vendidos al año

MÁS INFORMACIÓN

Gladisdance fabrica una amplia variedad de zapatos de baile: flamenco, regionales, claquet, ballet, jazz, baile de salón, teatro y espectáculos. La buena marcha de la empresa ha permitido a estos fabricantes diversificar el producto. El exito radica en que "hemos hecho muchos modelos y a precios asequibles", dijo Marisa Fernández.

Los hermanos Fernández pusieron en marcha la empresa hace 20 años con la contratación de un solo trabajador y en una nave de 600 metros cuadrados. En la actualidad, Gladisdance proporciona empleo a 25 trabajadores y en abril próximo tienen previsto inaugurar una nueva fábrica de 1.200 metros cuadrados. Los socios de la empresa son Juan Manuel, Josefa, Ana y Marisa Fernández. Aunque la entidad es nueva en la fabricación de calzado de baile, en realidad, los Fernández llevan tres generaciones dedicándose a la producción de calzado. "Mi abuelo, Juan Fernández Cejudo, era artesano. Se dedicaba a la elaboración de zapatos de vestir. Posteriormente mi padre, José María Fernández, amplió la fábrica y se dedicó a la producción de mocasines", precisó Marisa Fernández. Y añadió: "Cuando surgió la empresa actual aún funcionaba la de mi padre, que después vendimos a los trabajadores y se transformó en una cooperativa. A partir de entonces nos dedicamos exclusivamente a los zapatos de baile".

Esta empresa es en su actividad la más grande de España y una de las más importantes a nivel internacional, explicó Marisa Fernández. "Las empresas que nos dedicamos a este tipo de productos nos conocemos bien. No somos muchas, no existen multinacionales en este tipo de producto, somos pequeñas entidades", destacó.

La empresa Gladisdance vende 60.000 pares de zapatos al año, una cifra importante en su categoría. El volumen de exportación experimenta un crecimiento anual y hoy en día supone el 50% de las ventas, que se traduce en unos 400.000 euros. Entre los clientes de Gladisdance figuran Japón, que constituye el 30% de las exportaciones, Holanda, el 20%, Italia y Francia, el 20% e Israel, el 15%. Ahora la empresa intenta abrise un hueco en China. La entidad factura 900.000 euros anuales. "Hicimos la primera incursión en el mercado exterior en 1987, una año después de su inauguración, en la feria alemana de deporte y baile Ipso Summer de Munich. Percibimos la gran aceptación de nuestras muestras y el interés que tomaron los distribuidores y a partir de ese momento comenzó nuestra apuesta por la internacionalización de nuestros zapatos", indicó Fernández.

El precio de fábrica del calzado de baile de Gladisdance oscila entre los 10 y los 50 euros. Marisa Fernández afirmó que la clave de la expansión de la empresa reside en la calidad del zapato. "Nos distinguimos por el material con el que elaboramos el calzado. Nos distinguimos también por la horma, pensada para trabajar durante muchas horas. Utilizamos materiales de primera calidad", dijo. Y agregó: "Hay que ser muy cuidados en el proceso de fabricación del producto, ya que hay zapatos de mujer con un tacón muy alto y tienes que lograr que con un tacón de nueve centímetros se pueda bailar tres o cuatro horas seguidas".

Gladisdance fabrica zapatos para las empresas que distribuyen a TVE, entre otras. Entre los encargos más curiosos, Marisa Fernández recuerda el que hicieron hace 10 años a José Carreras. "Fue una bota muy alta que cubría toda la pierna para una interpretación que tenía que hacer en Romeo y Julieta. Nos costó mucho trabajo, tuvimos que rehacer el patrón varias veces, porque tomamos un diseño convencional y no encajaba", dijo. Y agregó: "Finalmente quedó estupenda".

Datos de interés

Dirección

C/ Carretera Calañas, 34. Teléfono 959 55 10 29

Empleados

25

Facturación

900.000 euros en el año 2004.

Producción

Zapatos de baile

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de noviembre de 2005

Más información