Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un consejo consultivo potenciará la investigación y la docencia en los institutos de Medicina Legal

El nuevo organismo está integrado por jueces, fiscales, profesores y forenses

El Consejo Andaluz de Medicina Legal y Forense, órgano consultivo integrado por jueces, fiscales, docentes, forenses y representantes de las consejerías de Justicia, Innovación y Salud, se constituyó ayer con el objetivo de potenciar la actividad científica e investigadora de los institutos de medicina legal. Se trata del primer organismo de estas características creado en España y será coordinado por el médico Miguel Lorente, quien destacó que el consejo favorece la relación entre los profesionales y "rompe el modelo individual del forense adscrito a un juzgado".

El objetivo del consejo es realizar el ejercicio médico forense de manera integral, es decir, abarcando la función pericial junto a la investigación, formación y docencia en colaboración con las instituciones relacionadas con la Medicina Legal, fundamentalmente la Universidad y el Sistema de Salud.

Entre otras funciones, el Consejo Andaluz de Medicina Legal y Forense deberá informar de los anteproyectos de ley y reglamentos que afecten a la docencia e investigación en esta materia, así como sobre cualquier materia del ámbito de su competencia a requerimiento de la Consejería de Justicia, además de asesorar en materia de formación de los médicos forenses.

La consejera de Justicia, María José López, resaltó el esfuerzo de la Junta en esta materia, ya que la ley prevé la existencia de un Instituto de Medicina Legal en las capitales de provincia en las que tuviera sede el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (Granada, Málaga y Sevilla), pese a lo que se optó por extender el modelo a todas las provincias.

Los Institutos de Medicina Legal desarrollan su función en coordinación con juzgados, hospitales y las fuerzas de seguridad del Estado, al tiempo que apoyan los trabajos de los juzgados, tribunales, fiscalías y oficinas del Registro Civil mediante la práctica de pruebas periciales médicas, tanto tanatológicas como clínicas. Para ello, disponen de instalaciones propias, servicios informatizados y salas de autopsia dotadas del instrumental y tecnología avanzada, así como bibliografía especializada y bases de datos científicas para el desempeño de sus funciones.

Estos se estructuran en varios servicios: el de Patología Forense, encargado de la realización de autopsias, la identificación de cadáveres y la investigación de casos de muerte o violencia, y el de Clínica Forense, destinado a peritajes médicos, valoración de daños corporales y control de lesionados.

Los institutos cuentan con 167 médicos forenses y, en 2006, se incorporarán ocho más.

La consejera explicó que la actividad formativa se centrará en módulos de especialización en valoración del daño, psiquiatría forense, patología forense y medicina forense, y sus contenidos se dirigirán a la especialización del personal y se consolidarán progresivamente según las demandas y necesidades del sistema.

Según Lorente, en los últimos años se ha detectado un ascenso en el número de informes y peticiones recibidas en los institutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005