Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uzbekistán y Rusia sellan una alianza militar

Rusia y Uzbekistán sellaron ayer en Moscú una alianza militar con un tratado por el que se comprometen a prestarse ayuda mutuamente en caso de que una de las partes sea agredida por un tercero. El líder uzbeko, Islam Karímov, que firmó el documento con su homólogo Vladímir Putin, afirmó que "nadie podrá nunca discutir" la presencia rusa en Asia Central.

Karímov está aislado en Occidente tras la represión el pasado mayo de una revuelta popular en la ciudad de Andiyán, saldada con un mínimo de 187 muertos, según la versión oficial, y varios centenares, según organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Mientras Rusia y Uzbekistán estrechaban vínculos de aliados estratégicos, en Tashkent, el Tribunal Supremo de Uzbekistán dictó una sentencia en la que condena a penas de entre 15 y 20 años de cárcel a 14 personas declaradas culpables de instigar los sucesos de Andiyán con el supuesto fin de hacer caer el régimen de Karímov. El juicio fue considerado como una farsa por organizaciones de derechos humanos que denunciaron el uso de la tortura para obtener confesiones. Todos los acusados se declararon culpables.

Uzbekistán había abandonado en 1999 el Acuerdo de Seguridad Colectivo que vincula a Moscú con varios países pos-soviéticos y, en 2001, había permitido a Estados Unidos instalar una base militar en Karshi-Janabad para apoyar la lucha contra el terrorismo en Afganistán. Sin embargo, el miedo al contagio de las revoluciones democratizadoras y los sucesos de Andiyán provocaron un nuevo cambio de política en Tashkent.

Con el apoyo de Moscú y Pekín, Karímov dio a EE UU hasta fin de año para marcharse de Karshi-Janabad. El documento firmado ayer en Moscú deja la puerta abierta a la instalación de bases rusas, ya que "las partes se conceden el derecho a utilizar las instalaciones militares que se encuentran en sus respectivos territorios", según la agencia oficial Itar-Tass.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de noviembre de 2005