Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE presenta una enmienda sobre la elección de los profesores de religión

El Grupo Socialista presentó ayer una enmienda a la Disposición Adicional Segunda de la Ley Orgánica de Educación sobre la enseñanza de la religión, uno de los temas de enfrentamiento entre el Gobierno y la Iglesia católica. Con el cambio, el PSOE declina su intención de convertir a la Conferencia Episcopal en "empleador" de sus docentes de catolicismo y convierte a éstos en "profesores en régimen de contratación laboral" con las mismas retribuciones que "los interinos" de su respectivo nivel educativo.

La nueva propuesta enmienda sustancialmente el proyecto original, en el que los obispos tenían la obligación de confeccionar las nóminas de sus docentes (unos 18.000 en la enseñanza pública), y el Estado se limitaba a satisfacer esas cantidades "como pago delegado y en nombre de cada entidad religiosa". La enmienda mantiene que sean los obispos los que seleccionen a los docentes de religión, pero con este añadido: "En todo caso, la autorización se renovará de manera automática cada año, salvo que concurra alguna de las causas expresadas en la ordenación jurídica propia de las religiones respectivas".

El PSOE asegura que con esta enmienda "se establece una relación laboral para los profesores de religión, se les da estabilidad y la Iglesia católica no podrá volver a negarse a renovarles el contrato por cuestiones como estar divorciados", dijeron fuentes de su grupo parlamentario. "Ya no se podrá rechazar el contrato a estos profesores por razones que tengan que ver con su vida privada, únicamente se podrá hacer por cuestiones relacionadas con su relación con la Iglesia, como, por ejemplo, que apostaten", añadieron.

Irritación sindical

Hasta ahora los obispos y varios gobiernos regionales han recibido innumerables reproches judiciales por despedir a sus docentes por causas como casarse por lo civil, no ir a misa o secundar huelgas legalmente convocadas. La nueva regulación, si prospera la enmienda socialista, "consolida esos abusos", opinaron ayer los portavoces de la Federación Estatal de Profesores de Religión (Feper) y de la Unión Independiente de Trabajadores-Empleados Públicos (Usip-ep), Luis Guridi y Alfredo Sepúlveda, respectivamente.

El Código de Derecho Canónico, la norma jurídica del Estado de la Santa Sede y, por tanto, de la Iglesia católica española, dice en su canon 805 que cada obispo "tiene el derecho de nombrar o aprobar los profesores de religión, así como de remover o exigir que sean removidos cuando lo requiera una razón de religión o moral".

Guridi lamentó que el PSOE ceda "ese poder a los obispos" y subrayó la inconstitucionalidad de someter "a profesores españoles a una ley extranjera". "Nos dejan peor que antes. ¿Qué clase de idea de justicia tienen estos señores, a qué esperan para arreglar nuestra situación, a que nos muelan a palos", se preguntó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 2005