Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de estudiantes se manifiestan en contra de la reforma educativa

Los convocantes consideran que la ley se "pliega a los intereses de la enseñanza concertada"

Miles de estudiantes de educación secundaria se manifestaron ayer en las calles de las principales ciudades contra la reforma educativa del Gobierno socialista porque consideran que "se pliega a los intereses y privilegios de la enseñanza concertada". Por la misma razón corearon consignas en contra de la Iglesia y de la manifestación convocada para el sábado por la confederación católica de padres de alumnos. El seguimiento de la huelga en los institutos fue desigual, desde un 15% en Valencia al 80% en Huelva, pasando por el 45% de media en Madrid, según los datos de las administraciones.

El Sindicatos de Estudiantes convocó esta manifestación en contra de la reforma educativa y a favor de la escuela pública. "Ninguna concesión a la derecha. No a la LOE [Ley Orgánica de Educación]. Por una educación Pública de Calidad", se leía en la pancarta que llevaban los alumnos en Madrid. El Sindicato de Estudiantes exige un incremento de la financiación pública de la educación hasta el 7% del PIB y que "no se endurezca el acceso a la universidad". No están de acuerdo con la selectividad porque, dicen, después de esta prueba las universidades hacen "otra criba" para el acceso a los estudiso superiores.

Al margen de estas reivindicaciones, el secretario general del Sindicato de Estudiantes, Juanjo López, explicó que, "en primer lugar, la manifestación se había convocado contra la derecha por sus ocho años negros de Gobierno que seguían teniendo nefastas políticas educativas allá donde gobiernan, por ejemplo en Madrid". Después lamentó "la oportunidad histórica que pierde el Gobierno actual para reformar la educación". Este sindicato considera que se está "privatizando" la enseñanza y "concediéndose privilegios a la educación concertada".

"Zapatero, no nos vas a engañar, esta ley es igualita a la de Aznar", gritaban pacíficamente en las calles de Madrid unos 2.500 estudiantes, camino del Ministerio de Educación. Los estudiantes pidieron más becas y la eliminación de las tasas universitarias y la selectividad. Al ritmo de músicas tradicionales, cantaron ripios contra la Monarquía ("queremos un pisito como el del Principito") y expresaron su deseo de quemar cuanta bandera de España ondeaba en los edificios públicos; pero la peor parada en las consignas fue la Iglesia y la enseñanza concertada. Exigieron que la religión salga de los centros escolares. También pidieron "los presupuestos militares para gastos escolares". "ZP, no nos puedes vender", decían al presidente.

En Barcelona, convocados por la Associació de Joves Estudiants de Catalunya

más de 2.000 estudiantes recorrieron el centro de la ciudad. Bajo el lema "Por una escuela pública y laica" reivindicaron la "total ausencia de la religión en las aulas" y la potenciación de la escuela pública. El Departamento de educacion de la Generalitat estimó que siguieron el paro unos 2.000 alumnos, en torno al 0,5% del total de los de secundaria.

También hubo manifestaciones en Andalucía, pero fue la huelga la que tuvo un seguimiento masivo. El 50% la hizo en Sevilla y hasta un 80% en Huelva, según la Administración. En cuanto a las manifestaciones, en Córdoba, donde salieron a la calle varias decenas de estudiantes se produjeron incidentes cuando, al parecer, un grupo de alumnos intentó entrar a la sede de la Subdelegación del Gobierno. Dos jóvenes fueron identificados y se les abrió diligencias, informa Manuel J. Albert.

Un millar de alumnos salieron en Valencia y corearon eslóganes contra la reforma educativa del Gobierno y pidieron a José Luis Rodríguez Zapatero "un compromiso real con la escuela pública". La mayor parte de las críticas estudiantiles, sin embargo, se dirigieron al PP, que ocupa el gobierno de la Generalitat Valenciana, informa Ignacio Zafra.

Como siempre, hubo guerra de cifras. El sindicato hablaba de 15.000 manifestantes en Barcelona y más de 12.000 en Madrid y aseguraba que un 98% había seguido la huelga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 2005