Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Combustibles obtenidos a partir de la remolacha y el girasol

Los biocarburantes se obtienen a partir de plantas o de aceites usados. Hay dos tipos principalmente: biodiésel y etanol. El primero se obtiene a partir de girasol, colza, soja, coco, palma o de aceites de fritura usados. Se puede utilizar directamente en un motor diésel mezclado con gasóleo. El etanol se obtiene a partir de remolacha o caña de azúcar y se puede mezclar con gasolina, pero para usarlo hay que adaptar el motor. Los tratamientos químicos de obtención son sencillos: una fermentación para el etanol y una reacción química que simplifica el aceite para el biodiésel.

Sólo 128 de las más de 8.500 gasolineras que hay en España ofrecen biocarburantes o combustibles ecológicos, según la revista especializada Energías renovables. En Alemania y Austria se venden ya en 1.700 gasolineras.

El informe de la Comisión Nacional de la Energía sobre los biocombustibles señala que la producción de estos carburantes "puede suponer una alternativa interesante para aquellas tierras agrícolas que como resultado de la Política Agraria Común queden abandonadas", algo que "permitiría mantener los niveles de renta y trabajo".

El texto apunta que si sigue el alza del precio del petróleo, los biocarburantes serán cada vez más usados y pide que Bruselas contemple "la agricultura energética como una apuesta de futuro". En España, el cultivo que más se podría utilizar es el girasol, "cuyo contenido medio en aceite es del 44%", según el texto.

Los agricultores temen que se importe el biodiésel y amenace los cultivos locales, como ocurre con las actuales plantaciones. Un estudio del Ministerio de Medio Ambiente y del Centro de investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) señala que en el caso de las importaciones de biocarburantes habría que computar la energía necesaria para transportarlos. Es decir, importar etanol de Brasil y contarlo como que todo ese etanol se consume en vez de petróleo es hacerse trampas al solitario: hay que tener en cuenta el petróleo (o el combustible fósil que sea) que se gasta en importarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2005