Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT advierte de conflictos laborales por la nueva contrata de basura de Valencia

La nueva contrata de basura de Valencia entrará en vigor el próximo 1 de noviembre con importantes asignaturas pendientes que auguran "conflictos laborales" y protestas, según denunció ayer la Federación de Servicios Públicos del sindicato UGT. Las dos empresas que actualmente recogen la basura y limpian las calles de Valencia aplican convenios laborales distintos, una situación que ahora se complicará con la entrada de una tercera adjudicataria que se nutrirá de trabajadores de las anteriores, explicó el responsable de administración local de la FSP-UGT, Francisco Caballero, quien no descartó una huelga y otras acciones de protesta si no se negocia una solución.

La adjudicación del servicio por 15 años aprobada por el gobierno del PP el pasado mayo divide Valencia en tres zonas frente a las dos actuales, de modo que Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) recogerá la basura en la parte norte; la Sociedad Agricultores de la Vega (SAV) en el sur, y la unión temporal de las empresas Secopsa y Nagarés se encargará de los distritos marítimos. Los planes de trabajo de cada zona son distintos y sobre la mesa hay dos convenios colectivos, en FCC y en SAV, sin que el Ayuntamiento se haya encargado de que la situación "sea homogénea", como ocurre en Madrid o Barcelona, criticó Caballero. El sindicato considera que "la causante del problema es la Corporación" y en concreto la concejal de Medio Ambiente, María Jesús Puchalt, cuya gestión tildó de "inepta e inoperante".

Indefensión

Los cambios en los sistemas de trabajo derivados de los compromisos de las adjudicatarias con el Ayuntamiento "deben negociarse con los sindicatos", resaltó el sindicalista. Así, Secopsa-Nagarés incorporará a 74 trabajadores de SAV y 47 de FCC que se rigen por condiciones de trabajo distintas. "¿Qué convenio les aplicará?", se preguntó Caballero. Además, la UTE, siempre según UGT, no acepta la representación de los seis delegados del sindicato, que han sido trasladados en bloque desde SAV. Esta situación, que Caballero calificó de "indefensión", se ha traducido en una demanda ante magistratura. Distinto es el caso de FCC, que sí ha convocado a su comité de empresa para hablar de los cambios. De SAV, en cambio, el sindicato - en minoría en el comité de empresa- no tiene respuesta y advierte de que deberá negociar la ampliación del servicio a 365 días al año frente a los 299 en que lo presta ahora.

La concejal María Jesús Puchalt respondió a UGT que tuvo oportunidad de alegar al pliego de condiciones de la contrata, que se redactó con "transparencia". Según Puchalt, "en estos momentos se está trabajando para que Secopsa-Nagarés recoja un convenio colectivo global para sus trabajadores". "La responsabilidad del Ayuntamiento consiste en hacer cumplir el pliego de condiciones. El tratamiento interno de cada una de las empresas es, como su nombre indica, interno", agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 2005