Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado en Bagdad un abogado de la defensa de Sadam

Cuatro soldados estadounidenses mueren en combate en la provincia de Al Anbar

El abogado defensor de uno de los acusados junto a Sadam Husein en el juicio por crímenes contra la humanidad, que comenzó el miércoles, apareció ayer asesinado después de haber sido secuestrado el jueves por la tarde. Los grupos iraquíes de derechos humanos condenaron el asesinato de Saadun Janabi, que puede tener un efecto demoledor para el resto del equipo de defensores del ex dictador iraquí.

Janabi, un viejo amigo de Sadam Husein, fue secuestrado en su pequeña oficina del centro de Bagdad, según relataron numerosos testigos. Su cuerpo fue encontrado con disparos a quemarropa en la cabeza, informó ayer la policía. Este abogado se ocupaba de la defensa de uno de los seis acusados junto al ex dictador iraquí, Awad al Bander, un antiguo juez e íntimo amigo del depuesto presidente iraquí.

La fiscalía acusa a Al Bander de haber ejercido como magistrado en los procesos de decenas de habitantes de la localidad de Dujail, que posteriormente fueron ejecutados como represalia por un intento de asesinato contra Sadam Husein en julio de 1982. El proceso por el caso Dujail, que comenzó el miércoles y que fue aplazado hasta el 28 de noviembre ya que entre 30 y 40 testigos no se presentaron por miedo, es el primero al que se enfrentará el ex dictador, acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad, y puede ser condenado a muerte.

"Todos los que participan en el proceso corren enormes riesgos y demuestran un gran valor", declaró Wesley Gryck, miembro de Amnistía Internacional, que asiste como observador al juicio contra el ex dictador. El de Janabi no es el primer crimen que se produce en torno a este juicio: otras cinco personas -un juez instructor y cuatro empleados del tribunal- han sido asesinados por su relación contra el proceso. "Las amenazas son constantes por diferentes medios, directamente, por teléfono o por correo electrónico", aseguró en Al Yazira el abogado de Sadam, Jalil Dulaimi, quien destacó que había lagunas en la protección de los abogados de la defensa. "Hemos pedido varias veces a las tropas estadounidenses e iraquíes que empleen los mismos medios para proteger a los abogados de la defensa que a los miembros de la acusación y a los jueces, que gozan de una protección sin precedentes", señaló Dulaimi.

Mientras que la fiscalía y los jueces están amenazados por la insurgencia suní y por los partidarios del depuesto régimen, que llamaron a realizar atentados por el juicio, los miembros del equipo de la defensa lo están por milicias kurdas y chiíes, las principales víctimas del régimen de terror de Sadam.

Por otra parte, tres marines y un soldado estadounidense murieron en dos incidentes separados, en el oeste de Irak, según informó ayer el Pentágono. En el suceso más grave, tres militares murieron por la explosión de un artefacto cuando participaban en una "operación de combate contra el enemigo" en la zona de Naser al Salam, en la conflictiva provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak.

En el segundo incidente, otro militar norteamericano, que resultó herido de gravedad el jueves en el estallido de una bomba en las proximidades de la localidad de Hit, falleció ayer, informó otro comunicado. Desde el principio de la invasión, en marzo de 2003, han muerto 1.992 militares de EE UU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de octubre de 2005