Los médicos de familia reclaman visitar a un máximo de 25 pacientes al día para dar mejor atención

Varias organizaciones médicas y el sindicato Metges de Catalunya hicieron público ayer un manifiesto en el que exigen el aumento de las plantillas de médicos de familia y pediatras en la atención primaria para poder ofrecer "una atención digna y de calidad" a los pacientes.

Las entidades firmantes del documento piden que el número de pacientes asignados a cada médico de familia no supere los 1.500 (un millar en el caso de los pediatras). También reclaman que cada facultativo visite a un máximo de 25 pacientes por día y más tiempo para dedicarlo a la formación. El manifiesto fue firmado ayer por representantes de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria, la Sociedad Española de Medicina General, el sindicato Metges de Catalunya y la Asociación Catalana para la Defensa de la Sanidad Pública, entre otras entidades. "Es la primera vez que todas las organizaciones con peso específico en la atención primaria firman conjuntamente un manifiesto de este tipo. Y es que la situación es preocupante", señaló ayer Jordi Cebrià, representante de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar. La Plataforma 10 Minutos, que defiende la necesidad de que los médicos dediquen este tiempo como mínimo a cada visita, también se sumó al manifiesto.

Los médicos apuntan que sólo con más recursos pueden afrontarse los retos que suponen para la sanidad el envejecimiento de la población y la inmigración. "En la atención a los inmigrantes a veces no bastan ni los 10 minutos que reclamamos para todos los pacientes, porque las barreras idiomáticas o las diferencias culturales exigen una mayor dedicación", señalan los médicos. En su opinión, los planes de choque anunciados por el Gobierno de la Generalitat para dotar de más recursos a la atención primaria no han dado como resultado un "incremento neto de médicos" porque la población también ha crecido. La falta de recursos ha originado un progresivo deterioro de las condiciones de trabajo de los médicos, señalan las entidades firmantes del manifiesto.

El gerente del Instituto Catalán de la Salud (ICS), Raimon Belenes, admitió ayer que, a pesar de que se ha contratado a unos 300 médicos de familia y pediatras desde 2003, la población ha aumentado y en la actualidad hay unos 400.000 usuarios de la sanidad más que hace cuatro años. Para reajustar las plantillas de médicos de primaria a la nueva realidad demográfica, el Departamento de Salud está preparando un plan de choque para incorporar al sistema unos 150 facultativos más en el año 2006. Belenes explicó que los ambulatorios que más sufren los problemas de saturación son los del Baix Llobregat y el Vallès; y los de algunas poblaciones, como Granollers y Mataró, y algunos distritos de Barcelona, áreas donde el crecimiento de la población es más acusado. "Nuestro objetivo es lograr que los médicos de primaria tengan un cupo de 1.200 personas atendidas como máximo. Si sobrecargamos a los médicos, el sistema se deteriora", apuntó el gerente del ICS.

En un sentido similar se expresó la consejera de Salud, Marina Geli, que aseguró que su departamento está "absolutamente comprometido con la atención primaria". "La falta de profesionales ha ido creciendo porque también ha aumentado la población", señaló la consejera. Marina Geli agregó que el departamento hizo inicialmente "una previsión por debajo de las necesidades", aunque destacó que no todas las áreas territoriales tienen los mismos problemas de saturación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción