Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENCUESTA DEL INSTITUTO OPINA | La reforma del Estatuto catalán

La mayoría pide que se negocie el Estatuto

El 52,7% del conjunto de los ciudadanos españoles y un 56,1% de los que viven en Cataluña son partidarios de que el proyecto de reforma del Estatuto catalán se negocie en el Congreso de los Diputados para su aprobación.

Ésta es una de las principales conclusiones que arroja la encuesta de Opina para EL PAÍS sobre el texto aprobado por el Parlamento de Cataluña y que quedó registrado en el Congreso el pasado día 5.

La encuesta señala dos coincidencias fundamentales entre la totalidad de los españoles y los residentes en Cataluña: la necesidad de negociarlo en el Parlamento nacional y la exigencia de que el texto que se apruebe se ajuste a la Constitución y responda al interés general. Si se toma el dato de todo el territorio nacional, esa exigencia de constitucionalidad se eleva al 78,8%; si se circunscribe a Cataluña, al 70,2%.

El 52,7% del conjunto de los españoles y el 56,1% de los catalanes quieren que el nuevo Estatuto se pacte en el Congreso

La gestión de Zapatero en esta reforma es criticada por un 49,6%; pero el 43,6% piensa que puede reconducir la situación

El texto que salga del Parlamento debe ajustarse a la Constitución y responder al interés general, según el 78,8%

La definición de nación la rechaza el 69,4% en el conjunto de España y el 39% en Cataluña

En el resto de las cuestiones sobre las que ha indagado el sondeo, las opiniones se distancian.

La necesidad de una reforma de los estatutos de autonomía obtiene un 44,9% de apoyo por parte de los ciudadanos. En Cataluña, ese respaldo sube al 66,7%.

Sin embargo, cuando se pregunta específicamente si Cataluña necesita un nuevo Estatuto, se descubre una cierta contradicción: mientras el 68,4% de los ciudadanos catalanes contesta que sí (un porcentaje muy similar al anterior), en el conjunto de España lo acepta el 33,9%; es decir, 11 puntos menos que el apoyo a la reforma generalizada de estatutos de autonomía.

Uno de los asuntos más espinosos, en términos de opinión pública, como es la definición de Cataluña como nación, dentro de España, que se hace en el proyecto, también encuentra distinta respuesta. Sólo el 23,3% del conjunto de los españoles acepta esa fórmula, mientras el 69,4% la rechaza. En Cataluña el rechazo no es pequeño: un 39%, pero el 53,1% la respalda.

Las diferencias se agudizan cuando se pregunta por el modelo de financiación. La necesidad de modificar el actual sistema para el conjunto de las autonomías la acepta un 50,7% de los españoles y sólo un 18,7% la rechaza. En Cataluña, el apoyo al cambio alcanza el 72,4% y el rechazo sólo el 9,2%.

La encuesta explora la opinión respecto a la financiación específica de Cataluña: un 30% de la ciudadanía piensa que debe tener un sistema de financiación propio, y un 53,2% lo rechaza, mientras que el 70,2% de los catalanes se muestra propicio a esta singularidad, y sólo un 19,7% la rechaza.

En conexión directa con lo anterior, los encuestadores han preguntado si se acepta que Cataluña recaude todos los impuestos. Un 60,5% de los ciudadanos españoles está en desacuerdo, frente a un 28,1% que acepta esa fórmula. En el ámbito de Cataluña, un 66% de la ciudadanía apoya la exclusividad recaudatoria, frente a un 22,4% que se opone.

En pleno debate sobre la cuestión, un 53,2% de la ciudadanía piensa que el proyecto aprobado en Cataluña pone en peligro la unidad de España, y un 43,4% no percibe ese riesgo. En Cataluña, un 66,9% no ve ningún riesgo para la unidad nacional, frente al 23,7% que expresa el mismo temor.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se sitúa en una posición ambivalente para el conjunto de la opinión pública: es mayoría, un 49,6%, la que piensa que Zapatero no está gestionando bien la reforma del Estatuto catalán, pero al mismo tiempo también se imponen con claridad (43,6% frente al 29,3%) los que se muestran convencidos de que puede reconducir la situación para que el Estatuto sea aprobado en el Congreso. En Cataluña, los porcentajes a favor del presidente del Gobierno son muy altos. Aunque el resultado final es negativo, tanto en el conjunto de España como en Cataluña (52% y 38%, respectivamente), ya que es mayoritaria la opinión de los que piensan que Zapatero saldrá debilitado tras el proceso de reformas estatutarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de octubre de 2005