Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

La adopción, derecho del niño

El recurso del PP a la ley de matrimonios homosexuales no sólo reclama que se cambie la denominación de esas bodas sino que, además, pide que se anule su derecho a la adopción. El argumento es que la adopción no es un derecho de la pareja, sea homosexual o heterosexual, sino un derecho del menor que tiene que ser protegido.

El recurso esgrime la Convención de los Derechos del Niño cuando dice que éste "tiene derecho a mantener de forma periódica relaciones personales con su padre y su madre, salvo si ello es contrario a sus intereses". Ello significa, según los recurrentes, "reconocer que la filiación adoptiva tiene como referencia la filiación biológica y, por consiguiente, que el ámbito natural en el que se desenvuelve el menor es la unión heterosexual". La impugnación popular utiliza también el derecho comparado para asegurar que "en los pocos casos en los que las legislaciones han abierto el matrimonio a parejas homosexuales no se permite la adopción conjunta". El objetivo es que esos niños no tengan dos padres o dos madres, pues eso es "un cambio jurídico de gran envergadura sin la suficiente ponderación sobre su conveniencia y sobre los potenciales riesgos que depara". El recurso mantiene que la ley "vulnera el artículo 39 de la Constitución en sus apartados 1, 2 y 4, relativos a la protección a la familia, a la protección integral de los hijos y a la protección de los niños". Y esgrime el informe del Poder Judicial de enero que dice: "La adopción está pensada en beneficio del adoptado, y ni el adoptado ni la adopción pueden ser instrumento de legitimación u homologación de relaciones homosexuales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005