El Banco Mundial se une al FMI y aprueba condonar la deuda de África

Los organismos perdonarán de aquí a fin de año 55.000 millones de dólares a 38 países

El Banco Mundial se unió ayer al Fondo Monetario Internacional (FMI) en el apoyo a la condonación de la deuda de 38 países africanos por valor de 55.000 millones de dólares (45.683 millones de euros), comprometiendo su aprobación formal de aquí al próximo diciembre. Tanto Rodrigo Rato, director gerente del FMI, como Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial, se han comprometido, tras la asamblea anual, a convocar dentro de este año a los consejos de administración para hacer efectivo el perdón de la deuda.

Las nubes que se cernían sobre la propuesta aprobada los pasados meses de junio y julio por el Grupo de los Ocho (Estados Unidos, Alemania, Japón, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá y Rusia) para condonar la deuda de los países más pobres y más endeudados de África -55.000 millones de dólares en dos paquetes para 38 países que deben al FMI, al Banco Mundial y al Banco Africano de Desarrollo- se despejaron finalmente ayer, cuando el Banco Mundial apoyó la iniciativa, un día después de que el Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI anunciara la madrugada del domingo el respaldo al programa.

El presidente del Banco Mundial explicó, tras la aprobación, que en las próximas semanas se completará la propuesta y será sometida al consejo de administración. "Los 38 países beneficiados ya podrán gastarse en dinero para su pueblo y no para devolver una deuda imposible de pagar negociada en el pasado", dijo. Rodrigo Rato calificó el apoyo a la condonación como "un paso muy importante en el largísimo camino de los objetivos de desarrollo del milenio".

El papel de Rato

Fuentes de ambas instituciones, que ayer clausuraron su asamblea anual conjunta, dijeron que Rodrigo Rato desempeñó el papel central, al anunciar, nada más comenzar las deliberaciones, que sometería al consejo de administración del FMI la propuesta en las próximas semanas. Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial, se había mostrado más reticente, habida cuenta de que dentro de su institución se cuestionaban aspectos del plan.

Rato anunció la tarde del sábado que el FMI apoyaba la iniciativa y que estaba en condiciones de convocar una reunión del consejo ejecutivo de dicho organismo para estudiarla en las próximas semanas. Según una fuente del Fondo, "Rato devolvió con diligencia y celeridad el favor impagable que el ministro del Tesoro británico, Gordon Brown, le hizo en abril de 2004 al convertirse en su principal defensor en la campaña para lograr el puesto de director gerente".

La condonación de la deuda supone cancelar de inmediato 4.000 millones de dólares del total de 55.000. Esa primera cancelación representa la deuda de 18 países de África más Bolivia y Nicaragua. Los 4.000 millones suponen un ahorro para esas naciones de 390 millones de dólares al año. Una vez que las otras 20 del África subsahariana, en 2006, se sumen al programa, se beneficiarán del perdón de 6.000 millones de dólares adicionales (235 millones al año).

Según declaró Max Lawson, portavoz de la organización no gubernamental Oxfam, antes de conocerse el respaldo del Banco Mundial, ha sido el FMI el que ha posibilitado el paso adelante. "Hemos visto un avance en la cancelación de deuda por parte del FMI. Esperamos que el Banco Mundial cumpla su parte".

Gordon Brown sabía que se jugaba su credibilidad en esta asamblea. En julio, en la cumbre de Gleneagles, el G-8 lanzó las campanas al vuelo sobre este acuerdo y lo vendió a los medios de comunicación con conciertos apoyados por los cantantes Bono y Bob Geldof. En agosto, en el Banco Mundial surgieron voces críticas. Brown metió presión el sábado para obtener el respaldo, consciente del fiasco -sobre todo para sus aspiraciones políticas de suceder al primer ministro británico, Tony Blair- que podría suponer una indefinición.

Wolfowitz saluda a la ministra holandesa de Cooperación, Agnes van Ardenne, en presencia de Rato.
Wolfowitz saluda a la ministra holandesa de Cooperación, Agnes van Ardenne, en presencia de Rato.REUTERS

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS