LA ESPAÑA AUTONÓMICA | La reforma del Estatuto catalán

El Gobierno catalán juzga inconstitucional parte del modelo de financiación de CiU

PSC e Iniciativa descartan el nuevo plan convergente, mientras ERC lo rechaza con matices

El Gobierno catalán no ha tardado ni 24 horas en hacer una lectura detenida de la propuesta de financiación presentada el martes por CiU. El consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, hizo saber a la federación nacionalista que el Gobierno catalán considera "políticamente inviable" su propuesta, con "aspectos claramente inconstitucionales", algo que pone en serio riesgo el futuro del Estatuto. Menos contundente que Saura se mostró el consejero de Comercio, el republicano Josep Huguet, quien rechazó la propuesta en la forma pero no en el fondo.

Antoni Castells (PSC): "CiU mantiene una actitud cerrada, obstruccionista y obstaculizadora al pretender que adoptemos un modelo [de financiación] que es inconstitucional y que además apoya una minoría".
Joan Saura (ICV-EUiA): "No sé qué hay detrás de una propuesta que se sabe que es políticamente inviable en Madrid. No sé qué hay, si hay un interés de que no se apruebe el Estatuto o de que no haya un acuerdo en Cataluña".
Artur Mas (CiU): "Cataluña probablemente no llegará al concierto económico puro, pero se puede acercar. La Generalitat debe administrar y recaudar todos los impuestos en Cataluña y pactar con el Gobierno, de forma bilateral, una cuota de retorno".
Josep Huguet (ERC): "El resultado de los dos modelos es exacto, lo que varía es la forma y algún aspecto sobre quién tiene competencias en un tema. Me gustaría que ahora que estamos de acuerdo en el contenido no hiciéramos una gran batalla por las formas".

Más información

Ante la falta de un criterio único en el Gobierno catalán a la hora de valorar la propuesta de CiU para afrontar la reforma del Estatuto, los tres consejeros que el pasado mes de abril diseñaron la propuesta de financiación del Gobierno tripartito, Antoni Castells (Economía), Josep Huguet (Comercio) y Joan Saura (Relaciones Institucionales) se reunieron ayer durante 45 minutos para examinar la iniciativa hecha pública por CiU el martes.

Tras la reunión, Saura reconoció que la nueva propuesta de los nacionalistas suscita "opiniones diferentes" en el tripartito. Buena parte de estas diferencias, aseguran fuentes de Presidencia, se deben a que los tres partidos que apoyan el Gobierno de Pasqual Maragall tienen estrategias diferentes a la hora de negociar con CiU. Aunque el tripartito al completo sabe que la negociación durará hasta el último minuto, la tesis dominante tras la reunión de ayer es que los partidos en el Gobierno deberían presentar antes del próximo lunes una enmienda conjunta sobre el capítulo de financiación que los mantenga unidos ante una eventual transacción con CiU en el último momento.

Sin embargo, nadie en el Gobierno catalán considera viable incorporar al Estatuto los detalles de una propuesta que el mismo presidente de CiU, Artur Mas, admite que "se parece" al Concierto vasco, una fórmula que el Consejo Consultivo consideró inconstitucional. A pesar de ello, Joan Saura dijo ayer que el tripartito prevé acercar sus posiciones a las de CiU.

El consejero de Relaciones Institucionales, tras entrevistarse en Madrid con el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, aseguró, en referencia a la propuesta de CiU, que "quien quiera traer al Congreso textos literales que el Consejo Consultivo considera inconstitucionales, es que no quiere que se apruebe el Estatuto". "La propuesta de CiU recoge aspectos claramente inconstitucionales", precisó Saura, de modo inusualmente contundente.

Tras aclarar, en nombre del Gobierno tripartito, que no van a aceptar que se apruebe nada que vaya en contra del dictamen del Consejo Consultivo, aseguró que el Gobierno de la Generalitat mantendrá el calendario prefijado, con el cierre de la presentación de enmiendas el próximo día 19 y la votación en el Parlamento autónomo la última semana del mes. "Ya se ha debatido sobre el Estatuto durante mucho tiempo", dijo Saura.

También el consejero de Economía, Antoni Castells, mostró su preocupación por el contenido de la que según el líder de CiU, Artur Mas, es "la última propuesta" de los nacionalistas en materia de financiación. Castells instó a los nacionalistas a "no jugar con el tema de la constitucionalidad".

Sobre la posibilidad de ensamblar la propuesta de CiU con la que defiende el Gobierno tripartito, el consejero de Economía reconoció que ello "no será fácil", sobre todo por la actitud que ha mantenido hasta ahora la federación nacionalista, que el consejero no dudó en calificar de "cerrada, obstruccionista y obstaculizadora".

Joan Puigcercós, portavoz de ERC en el Congreso, avisó ayer al Gobierno central que si el Estatuto catalán no sale adelante "por la intransigencia del PSC o de CiU", la negociación de los Presupuestos del Estado de 2006 será "mucho más difícil". Puigcercós convocó a los periodistas en el Congreso para hacer un doble aviso preventivo, informa Pilar Marcos. La prevención consiste en admitir que es posible que el Estatuto naufrague en Cataluña. El primer aviso es que eso no rompe la relación de ERC con el Gobierno en Madrid, sino que eleva el precio de su apoyo: si no hay nuevo Estatuto, las reformas que ERC pretendía introducir en ese texto tendrán que incorporarse a leyes y acuerdos que se aprueben en Madrid.Ante la falta de un criterio único en el Gobierno catalán a la hora de valorar la propuesta de CiU para afrontar la reforma del Estatuto, los tres consejeros que el pasado mes de abril diseñaron la propuesta de financiación del Gobierno tripartito, Antoni Castells (Economía), Josep Huguet (Comercio) y Joan Saura (Relaciones Institucionales) se reunieron ayer durante 45 minutos para examinar la iniciativa hecha pública por CiU el martes.

Tras la reunión, Saura reconoció que la nueva propuesta de los nacionalistas suscita "opiniones diferentes" en el tripartito. Buena parte de estas diferencias, aseguran fuentes de Presidencia, se deben a que los tres partidos que apoyan el Gobierno de Pasqual Maragall tienen estrategias diferentes a la hora de negociar con CiU. Aunque el tripartito al completo sabe que la negociación durará hasta el último minuto, la tesis dominante tras la reunión de ayer es que los partidos en el Gobierno deberían presentar antes del próximo lunes una enmienda conjunta sobre el capítulo de financiación que los mantenga unidos ante una eventual transacción con CiU en el último momento.

Sin embargo, nadie en el Gobierno catalán considera viable incorporar al Estatuto los detalles de una propuesta que el mismo presidente de CiU, Artur Mas, admite que "se parece" al Concierto vasco, una fórmula que el Consejo Consultivo consideró inconstitucional. A pesar de ello, Joan Saura dijo ayer que el tripartito prevé acercar sus posiciones a las de CiU.

El consejero de Relaciones Institucionales, tras entrevistarse en Madrid con el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, aseguró, en referencia a la propuesta de CiU, que "quien quiera traer al Congreso textos literales que el Consejo Consultivo considera inconstitucionales, es que no quiere que se apruebe el Estatuto". "La propuesta de CiU recoge aspectos claramente inconstitucionales", precisó Saura, de modo inusualmente contundente.

Tras aclarar, en nombre del Gobierno tripartito, que no van a aceptar que se apruebe nada que vaya en contra del dictamen del Consejo Consultivo, aseguró que el Gobierno de la Generalitat mantendrá el calendario prefijado, con el cierre de la presentación de enmiendas el próximo día 19 y la votación en el Parlamento autónomo la última semana del mes. "Ya se ha debatido sobre el Estatuto durante mucho tiempo", dijo Saura.

También el consejero de Economía, Antoni Castells, mostró su preocupación por el contenido de la que según el líder de CiU, Artur Mas, es "la última propuesta" de los nacionalistas en materia de financiación. Castells instó a los nacionalistas a "no jugar con el tema de la constitucionalidad".

Sobre la posibilidad de ensamblar la propuesta de CiU con la que defiende el Gobierno tripartito, el consejero de Economía reconoció que ello "no será fácil", sobre todo por la actitud que ha mantenido hasta ahora la federación nacionalista, que el consejero no dudó en calificar de "cerrada, obstruccionista y obstaculizadora".

Joan Puigcercós, portavoz de ERC en el Congreso, avisó ayer al Gobierno central que si el Estatuto catalán no sale adelante "por la intransigencia del PSC o de CiU", la negociación de los Presupuestos del Estado de 2006 será "mucho más difícil". Puigcercós convocó a los periodistas en el Congreso para hacer un doble aviso preventivo, informa Pilar Marcos. La prevención consiste en admitir que es posible que el Estatuto naufrague en Cataluña. El primer aviso es que eso no rompe la relación de ERC con el Gobierno en Madrid, sino que eleva el precio de su apoyo: si no hay nuevo Estatuto, las reformas que ERC pretendía introducir en ese texto tendrán que incorporarse a leyes y acuerdos que se aprueben en Madrid.Ante la falta de un criterio único en el Gobierno catalán a la hora de valorar la propuesta de CiU para afrontar la reforma del Estatuto, los tres consejeros que el pasado mes de abril diseñaron la propuesta de financiación del Gobierno tripartito, Antoni Castells (Economía), Josep Huguet (Comercio) y Joan Saura (Relaciones Institucionales) se reunieron ayer durante 45 minutos para examinar la iniciativa hecha pública por CiU el martes.

Tras la reunión, Saura reconoció que la nueva propuesta de los nacionalistas suscita "opiniones diferentes" en el tripartito. Buena parte de estas diferencias, aseguran fuentes de Presidencia, se deben a que los tres partidos que apoyan el Gobierno de Pasqual Maragall tienen estrategias diferentes a la hora de negociar con CiU. Aunque el tripartito al completo sabe que la negociación durará hasta el último minuto, la tesis dominante tras la reunión de ayer es que los partidos en el Gobierno deberían presentar antes del próximo lunes una enmienda conjunta sobre el capítulo de financiación que los mantenga unidos ante una eventual transacción con CiU en el último momento.

Sin embargo, nadie en el Gobierno catalán considera viable incorporar al Estatuto los detalles de una propuesta que el mismo presidente de CiU, Artur Mas, admite que "se parece" al Concierto vasco, una fórmula que el Consejo Consultivo consideró inconstitucional. A pesar de ello, Joan Saura dijo ayer que el tripartito prevé acercar sus posiciones a las de CiU.

El consejero de Relaciones Institucionales, tras entrevistarse en Madrid con el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, aseguró, en referencia a la propuesta de CiU, que "quien quiera traer al Congreso textos literales que el Consejo Consultivo considera inconstitucionales, es que no quiere que se apruebe el Estatuto". "La propuesta de CiU recoge aspectos claramente inconstitucionales", precisó Saura, de modo inusualmente contundente.

Tras aclarar, en nombre del Gobierno tripartito, que no van a aceptar que se apruebe nada que vaya en contra del dictamen del Consejo Consultivo, aseguró que el Gobierno de la Generalitat mantendrá el calendario prefijado, con el cierre de la presentación de enmiendas el próximo día 19 y la votación en el Parlamento autónomo la última semana del mes. "Ya se ha debatido sobre el Estatuto durante mucho tiempo", dijo Saura.

También el consejero de Economía, Antoni Castells, mostró su preocupación por el contenido de la que según el líder de CiU, Artur Mas, es "la última propuesta" de los nacionalistas en materia de financiación. Castells instó a los nacionalistas a "no jugar con el tema de la constitucionalidad".

Sobre la posibilidad de ensamblar la propuesta de CiU con la que defiende el Gobierno tripartito, el consejero de Economía reconoció que ello "no será fácil", sobre todo por la actitud que ha mantenido hasta ahora la federación nacionalista, que el consejero no dudó en calificar de "cerrada, obstruccionista y obstaculizadora".

Joan Puigcercós, portavoz de ERC en el Congreso, avisó ayer al Gobierno central que si el Estatuto catalán no sale adelante "por la intransigencia del PSC o de CiU", la negociación de los Presupuestos del Estado de 2006 será "mucho más difícil". Puigcercós convocó a los periodistas en el Congreso para hacer un doble aviso preventivo, informa Pilar Marcos. La prevención consiste en admitir que es posible que el Estatuto naufrague en Cataluña. El primer aviso es que eso no rompe la relación de ERC con el Gobierno en Madrid, sino que eleva el precio de su apoyo: si no hay nuevo Estatuto, las reformas que ERC pretendía introducir en ese texto tendrán que incorporarse a leyes y acuerdos que se aprueben en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de septiembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50