Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los arquitectos cuestionan la reversibilidad de la bóveda barroca de la seo de Valencia

Se puede desmontar la bóveda barroca de la catedral de Valencia para restaurar y dejar al descubierto los ángeles renacentistas. Pero lo que no se puede decir es que dicha operación es completamente reversible y no tendrá consecuencias en la bóveda, porque no es cierto. "Si se quita una oreja y luego se reimplanta, quedará siempre una cicatriz", explicó a modo de ejemplo el presidente del Colegio de Arquitectos de Valencia, Francisco Taberner. También el representante de la agrupación Edilicia del Colegio de Arquitectos de la Comunidad Valenciana, Francisco Juan, acompañado por el decano de la entidad, Fabián Llisterri, expresó su rechazó al "uso perverso" del término reversible. "Lo que no está claro es que el fin justifique los medios", añadió.

Los arquitectos fueron convocados por el presidente del Consell Valencià de Cultura, Santiago Grisolía, para debatir el plan ya aprobado por la Consejería de Cultura y el Cabildo de la catedral, con la secretaria de Cultura, Concha Gómez, y el director de Patrimonio, Manuel Muñoz. Gómez respondió que "se han tenido en cuenta todas las posibilidades" para afrontar la necesidad de restaurar las pinturas, señaló que se emplearán las técnicas más respetuosas y concedió que quizá el uso del término reversibilidad es confuso. Lo que se quiere decir es que "se podrán volver a colocar las plementerías que se corten", si así se decide, agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005