INTEGRACIÓN ENERGÉTICA.

Endesa se enfrenta a la OPA de Gas Natural

Considera que el precio es "insuficiente" y que Iberdrola no se ajusta a la normas de competencia

El consejo de administración de Endesa rechazó ayer rotundamente la oferta de compra hostil lanzada el pasado lunes por Gas Natural. La "valoración preliminar" recogida en un comunicado difundido por el órgano de administración de la primera eléctrica de España señala que la operación se ha planteado "de forma hostil y con absoluto desconocimiento de Endesa". Además, el planteamiento introduce "elementos de incertidumbre que impiden conocer con precisión el valor real del precio ofrecido", aunque "una primera valoración" determina que los términos económicos son "manifiestamente insuficientes y no reflejan el valor de la compañía". La compañía gasística ofrece a los accionistas de Endesa 21,30 euros por cada uno de sus títulos, lo que supone una valoración de 22.549 millones de euros y una prima del 14,8% respecto a su cierre bursátil del pasado viernes.

Más información
Luz y gas en tres continentes
Piqué discrepa de Rajoy y de Zaplana y pide desligar la OPA del tripartito catalán
Los sindicatos califican la operación como positiva

La operación es, señala el documento, "difícilmente compatible con el régimen regulatorio y de competencia", tanto nacional como comunitario, y apunta que los riesgos en ese sentido "podrían comportar perjuicios sustanciales" a sus accionistas. Además, critica que la operación se plantee en pleno proceso de revisión de la regulación del sector eléctrico en España y hace alusión a las conclusiones del Libro Blanco de la Energía recientemente elaborado por un grupo de expertos, que "parecen ser diametralmente opuestas a la concentración pretendida".

Reparto de mercado

El consejo de Endesa no ahorró críticas a su principal competidora, Iberdrola, cuya participación en la OPA que pretende lanzar Gas Natural ve "incompatible con los precedentes nacionales y comunitarios en materia de defensa de la competencia". Para eludir objeciones por parte de las autoridades antimonopolio, Gas Natural venderá a Iberdrola activos de generación y distribución de electricidad -en España, Francia e Italia - y de distribución de gas por entre 7.000 y 9.000 millones de euros, que la compradora pagará con deuda y una ampliación de capital. Esos ingresos servirán a Gas Natural para afrontar el pago en metálico de la operación, un 34,5% de la cuantía total, unos 7.800 millones. Rafael Villaseca, consejero delgado de Gas Natural, dijo ayer que "no será necesario realizar más desinversiones".

Fuentes de Endesa calificaron ese acuerdo, lisa y llanamente, de concertación entre dos competidores que se ponen de acuerdo en repartirse mercados y activos, que no tiene pase ni para la Comisión Nacional de la Energía (CNE) ni para el Tribunal de la Competencia. Las motivaciones políticas de la operación no escapan a las críticas que se hacen desde Endesa: "Se privatiza una empresa para entregarla al sector público catalán", en alusión a La Caixa, principal accionista de Gas Natural, en lo que coinciden con la apreciación del líder del PP, Mariano Rajoy. Dichas fuentes expresaron su confianza en que la OPA no prospere "porque nunca ha triunfado una OPA hostil en España". El consejo de administración de Endesa dejó claro que se reserva el derecho a adoptar "todas las actuaciones" compatibles con el ordenamiento vigente "para la defensa de los intereses de la compañía y de sus accionistas". Ello excluye medidas que "torpedeen la OPA".

Los mercados dieron su veredicto sobre la operación. Las acciones de Endesa subieron un 7,65%, hasta colocarse en 20,55 euros, aunque llegaron a revalorizarse un 11,42% en las primeras horas de negociación. Gas Natural finalizó la jornada en 24,24 euros, con una caída del 2,22%. De esta forma, le prima del 14,8% queda reducida a más de la mitad. Iberdrola, convertida más que en convidado de lujo, se anotó una subida del 2,46%, que colocó sus títulos en 22,04 euros al cierre de ayer. El presidente de Endesa, Manuel Pizarro, duplicó su participación en la compañía al adquirir el pasado viernes 50.000 títulos hasta completar un paquete del 0,009% del capital.

"El mercado ha demostrado que cree en la operación", opinaba Jordi Falgueras, coordinador del departamento de Estudios de Gaesco Bolsa. Según explicó ayer el consejero delegado de Gas Natural, la compañía prevé que su endeudamiento se sitúe en unos 22.000 millones de euros en 2007, cifra asumible, según los analistas, y que la incorporación de Endesa genere sinergias por importe de 350 millones de euros hasta 2008.

Blindaje

Eso sí, los expertos reconocen que los inversores se reservarán un margen de prudencia. Y es que la operación, antes de su rúbrica final, deberá aún superar algunos obstáculos. Uno de ellos es que la Junta General de Accionistas de Endesa elimine los blindajes que en la actualidad limitan el número de derechos de voto de cualquier accionista al 10% e imponen condiciones para el acceso al consejo, el nombramiento del consejero delegado y la configuración del órgano de administración. Este punto podría ser utilizado por el consejo de Endesa para reclamar un precio más alto por sus acciones. "No cambiaremos nuestra oferta", advirtió sobre esta posibilidad Rafael Vilaseca, consejero delegado de Gas Natural, a los analistas.

Pero hay muchos más cabos que atar antes de que Gas Natural y Endesa puedan sellar sus esponsales. El propio presidente de la gasista, Salvador Gabarró, reconoció ayer que podría llevar hasta abril de 2006: "Hemos puesto el semen. En nueve meses, nacerá la criatura", aseguró al tiempo de expresar su confianza en que Endesa aceptara la oferta, cosa que no fue así. En los próximos seis meses tendrá que pronunciarse sobre la operación, en primer lugar, el Servicio de Defensa de la Competencia. Sucesivamente lo deberán hacer el Tribunal de Defensa de la Competencia y la CNE, para llegar, en última instancia, al Gobierno, que es quien tiene la última palabra . En todo caso, las condiciones financieras de la operación han puesto en guardia a los expertos. Ayer, la agencia de calificación Standard & Poor's anunció que había situado a Gas Natural, Endesa e Iberdrola "en vigilancia con miras a una bajada" de la calidad de su deuda, ante "el riesgo de debilitamiento del perfil financiero".

Salvador Gabarró (izquierda), presidente de Gas Natural, y Rafael Vilaseca, consejero delegado.
Salvador Gabarró (izquierda), presidente de Gas Natural, y Rafael Vilaseca, consejero delegado.AP

La eléctrica velará por sus intereses

El Consejo de Administración de Endesa hizo ayer una valoración preliminar sobre la oferta de la operación en los siguientes términos:

1. La operación propuesta por Gas Natural se ha planteado de forma hostil y con absoluto desconocimiento.

2. El planteamiento y la estructura de la oferta introducen elementos de incertidumbre que impiden conocer con precisión el valor real del precio ofrecido. Una primera valoración determina que los términos económicos de la oferta son manifiestamente insuficientes y no reflejan en modo alguno el valor real de la compañía.

3. De conformidad con la normativa aplicable y los precedentes existentes en el ámbito nacional y comunitario, la operación resulta difícilmente compatible con el régimen regulatorio y de competencia, existiendo en esta materia riesgos no previstos que podrían comportar perjuicios sustanciales a los accionistas de Endesa.

4. El planteamiento de la operación en un momento en el que está abierto un proceso de revisión de la regulación eléctrica en España resulta particularmente sorprendente y preocupante, máxime cuando las conclusiones preliminares de dicho proceso de reforma parecen ser diametralmente opuestas a la concentración pretendida.

5. La participación del principal competidor de la compañía en la operación en los términos planteados presenta serias dudas desde el punto de vista de la protección de los derechos e intereses de los accionistas minoritarios, además de ser incompatible con los precedentes nacionales y comunitarios en materia de defensa de la competencia.

Esta valoración se entiende sin perjuicio del informe que habría de emitir el Consejo de Administración de Endesa.

En atención a estas consideraciones, el Consejo adoptará todas las actuaciones que resulten compatibles con el ordenamiento vigente para la defensa de los intereses de la compañía y de sus accionistas.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS