Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Tribulaciones sobre una cama articulada

En un artículo sobre "Los programas bonsái de Ana Botella" uno de los apartados me llamó la atención: Camas articuladas. Les diré el porqué: hace 15 días solicité a la trabajadora social de Villaverde Alto una cama articulada, pues le vendría bien a mi suegra que está totalmente postrada en cama, y no le digo nada a mi mujer, que es quien la cuida. Al leer lo que al respecto decía el señor Florencio Marín, director general de Mayores, que no había lista de espera para conceder la cama en cuestión, pues estupendo, pensé yo. Cuál no sería mi sorpresa cuando la trabajadora social me dice que tengo que esperar como poco 4 o 5 meses, comenta que ellas son trabajadoras y no pueden hacer nada.

Conseguí que me facilitase el teléfono de la empresa que proporciona las camas al Ayuntamiento; dicha empresa, no sólo confirma el retraso, sino que lo aumenta hasta cerca del año en algunas ocasiones. Lástima no poder decírselo directamente al señor Marín (a lo mejor no lo sabe) porque, con lo dicho aquí se gasta poco tiempo y, si encima parece que no es verdad, queda uno tan fresco.

Como sólo nos queda el recurso del pataleo, pues aquí me tiene gastando mi tiempo y el suyo en contar públicamente mis quejas de la Administración que en lugar de atendernos, es más fácil hacer viajes al extranjero y así por lo menos viajan, y no se lo pierdan, encima se lo pagamos, los que no nos sentimos atendidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 2005