La oposición cubana dice que seguirá retando a Castro en la calle

El Gobierno de La Habana libera a 18 de los 32 disidentes detenidos

La nueva estrategia de la oposición cubana de línea más dura está clara. "El camino es la calle, vamos a utilizar la calle en toda la nación. Todos los miembros de la Asamblea, desde Pinar del Río hasta Guantánamo, están de acuerdo en ir para la calle si no le dan la libertad a los presos". Lo dijo el sábado la líder principal de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APSC), Marta Beatriz Roque, horas después de ser liberada.

El día anterior, Roque y otros 32 disidentes que habían convocado una manifestación frente a la Embajada de Francia fueron detenidos en La Habana, y algunos opositores fueron objeto de airados actos de repudio (agresiones verbales y físicas). Según el activista de derechos humanos Elizardo Sánchez, hasta ayer las autoridades habían excarcelado a 18 personas sin cargos,aunque seguían detenidos otros 16 disidentes, entre ellos los líderes de la APSC Rene Gómez Manzano y Félix Bonne, así como el miembro del Grupo de los 75 Miguel Valdés, condenado a 15 años en los juicios de abril de 2003 y excarcelado el año pasado por razones de salud con una "licencia extrapenal".

Roque, de 59 años, declaró en su domicilio que la marcha que convocó frente a la Embajada de Francia tenía dos objetivos: "Demandar al Gobierno la liberación de los presos [sobre todo de los detenidos el pasado 13 de julio, durante otra manifestación disidente en el malecón] y mostrar a la UE que cada día hay más presos en la isla" y que su diálogo con las autoridades no conduce a ningún lado.

Algunos líderes opositores moderados, como el presidente de Cambio Cubano, Eloy Gutiérrez Menoyo, consideraron, sin embargo, que la estrategia de llevar el activismo disidente a las calles, como plantea Roque, para lo que sirve es para hacerle el juego al Gobierno.

El pasado 14 de julio, durante una recepción en la Embajada francesa, el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, justificó los actos de repudio contra los disidentes y aseguró que las "provocaciones" opositoras recibirían "cumplida respuesta de nuestro pueblo, que es el dueño de sus calles".

La opinión de Roque sobre las manifestaciones opositoras y los actos de repudio oficialistas es distinta: "Este tipo de protestas puede tener varios efectos: muchos de los que están ahora dando golpes se pueden dar cuenta en un momento determinado de lo que están haciendo, se pueden cansar de ser manipulados por el Gobierno como fuerzas paramilitares y pasarse a las fuerzas opositoras".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50