Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierto en Atapuerca un fósil del hueso más pequeño del cuerpo humano

Un minúsculo hueso del oído medio, un fósil que pesa tres miligramos y más pequeño que una mosca, ha sido hallado en el yacimiento paleontológico de Atapuerca (Burgos). Se trata de un estribo y corresponde a los homínidos de hace unos 400.000 años, cuyos restos se van sacando a la luz en la Sima de los Huesos campaña tras campaña. Sólo había hasta ahora cuatro huesecillos de homínidos como éste -el más pequeño del esqueleto- en el registro paleontológico mundial: uno de un australopiteco robusto de hace unos dos millones de años y hallado en África; dos de neandertales de hace unos 60.000 años, y otro, también de la Sima de los Huesos, encontrado en la década pasada por el mismo equipo de científicos.

El nuevo fósil es una joya paleontológica por su extrema rareza, ya que los huesos tan pequeños se destruyen y desaparecen fácilmente en el registro. Pero, además, puede ser una clave importante para investigar la capacidad de lenguaje de los remotos individuos preneandertales de Atapuerca, explica Juan Luis Arsuaga, codirector de la excavación y responsable del trabajo en la Sima de los Huesos.

"La audición está relacionada con el origen del lenguaje, que estamos investigando. Intentamos abordarlo desde el punto de vista del aparato fonador, pero está formado por tejidos blandos que no fosilizan. Por eso nos centramos en el oído, que en toda especie está sintonizado con el rango de frecuencias en que se comunica los individuos", explica Arsuaga.

El estribo forma, junto con el yunque y el martillo, el oído medio. El fósil hallado es de un niño y está en perfecto estado de conservación

La campaña de excavación de este año en Atapuerca no ha terminado aún, pero los científicos han extraido ya una veintena de fósiles de preneandertal en la Sima de los Huesos, incluido un occipital bastante completo, dientes y falanges de los dedos. Estas piezas se suman a los aproximadamente 8.000 fósiles que forman ya esta excepcional colección de, por ahora, 30 individuos.

En otro yacimiento abierto en Atapuerca, el de la Gran Dolina, de donde proceden los fósiles humanos de Homo antecessor, de casi un millón de años de antigüedad, los científicos han recuperado este año dos dientes de leche y un omóplato infantil.

Estas piezas fueron presentadas ayer en Burgos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de julio de 2005