Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERROR EN LONDRES | Las repercusiones

Pakistán promete impedir la propagación del integrismo en las escuelas coránicas

La policía británica investiga las conexiones paquistaníes de los terroristas de Londres

El Gobierno paquistaní prometió ayer un mayor control de sus madrazas o escuelas islámicas, después de que se haya divulgado que un terrorista suicida de Londres estudió en una de ellas. En declaraciones a la cadena británica BBC, el ministro paquistaní de Interior, Aftab Kan Sherpao, aseguró que su Gobierno tomará medidas contra las escuelas islámicas que adoctrinen a los jóvenes a favor de la yihad. Pero las autoridades paquistaníes han rechazado que se hayan producido detenciones dentro de su país en relación con los atentados del 7 de julio, como ha sido publicado en el Reino Unido.

Un portavoz del Ministerio paquistaní de Exteriores confirmó ayer que ha habido cuatro detenciones en Faislabad, pero insistió en que no tienen relación alguna con los atentados de Londres del día 7. Un equipo de investigadores del Reino Unido llegará a Pakistán la próxima semana para estudiar la posible conexión local con los atentados, cometidos por cuatro personas, tres de ellos británicos de origen paquistaní que, al parecer, pudieron visitar el país meses antes.

La policía paquistaní ha interrogado a responsables de una madraza -escuela coránica en la que los estudiantes aprenden de memoria el libro sagrado- supuestamente visitada por al menos uno de los terroristas suicidas de Londres, Shehzad Tanweer, de 22 años, quien según la policía británica colocó la bomba en la estación de metro de Aldgate East, en la que murieron siete personas. Tanweer entró legalmente en Pakistán en 2003 y a finales de 2004, para estudiar en esa escuela coránica en Lahore, según ha explicado su familia.

Los responsables de la madraza Jamia Manzoor ul Islam de Lahore, supuestamente visitada por el terrorista suicida, han negado que éste hubiese estudiado allí y las autoridades paquistaníes tampoco lo han confirmado. Los servicios de inteligencia y seguridad paquistaníes están investigando además si Tanweer visitó otra escuela coránica en Muridke y sus posibles contactos en Faislabad.

Los atentados de Londres han obligado que el presidente de Pakistán, el general Pervez Musharraf, anuncie este fin de semana medidas para controlar a los grupos integristas. El presidente pidió a sus fuerzas de seguridad que controlen a los grupos extremistas ante las denuncias de que alberga campos de entrenamiento de terroristas y de que sus madrazas son, en el realidad, un caldo de cultivo para el integrismo.

Considerado por Estados Unidos un firme aliado en la lucha contra el terrorismo, Musharraf ha ordenado una campaña contra la recogida de fondos para grupos extremistas y la retirada de las publicaciones que promuevan el odio religioso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de julio de 2005