Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud avala al gerente del Sant Pau y rechaza las críticas del personal

La Generalitat, que nombró a Jordi Colomer a principios de 2004 gerente del hospital de Sant Pau de Barcelona, ha expresado su "pleno apoyo" a su gestión, duramente criticada por gran parte del personal médico y de enfermería del centro. El equipo de Colomer ha recibido también el respaldo de la Muy Ilustre Administración (MIA), la fundación que gestiona el patrimonio del complejo hospitalario, en la que están representados la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y el arzobispado.

El director del Servicio Catalán de la Salud (SCS), Carles Manté, admitió que el equipo de Colomer está impulsando "importantes cambios", aunque negó que con ellos se margine a los profesionales como aseguran el Cuerpo Facultativo (que agrupa a 400 médicos) y el sindicato de enfermería API, con más de 500 trabajadores del centro afiliados.

Según Manté, las transformaciones que se están llevando a cabo "son necesarias" para reflotar el Sant Pau "ante la pésima situación en que lo dejó el anterior equipo directivo". Manté recordó que cuando Colomer tomó las riendas del Sant Pau, el centro se declaró en situación de quiebra porque el abultado déficit que arrastraba le impedía solicitar nuevos créditos. "La Generalitat", recordó ayer Manté, "apostó por el Sant Pau e incrementó su aportación al centro aumentando el 12% la concertación de actividad". Respecto al nuevo organigrama, criticado por los profesionales porque creen que les discrimina en la toma de decisiones, Manté aseguró que es una copia de la estructura "que ya tienen otros hospitales". El director del SCS agregó que el recorte de gastos ha exigido mayor esfuerzo de los profesionales, lo que no ha generado "rechazos", y destacó que no se ha reducido la plantilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2005