Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de prostitutas apoyadas por CC OO promueve una ley para legalizar su actividad

Un grupo de trabajadoras sexuales están impulsando, bajo el paraguas del sindicato CC OO, una ley para legalizar el sector de la prostitución en Cataluña. La iniciativa surgió de un grupo de prostitutas que, a título individual, se afiliaron al sindicato con el objetivo de defender sus derechos laborales. "Exigimos ser ciudadanas y ciudadanos de pleno derecho", manifestó ayer Justine Abellán, portavoz del colectivo de mujeres que impulsa el proyecto.

Cotizar en la Seguridad Social, tener derecho a bajas laborales, a vacaciones, a una pensión, y a la vez tener la obligación de pagar impuestos como cualquier otro trabajador es lo que persiguen conjuntamente las trabajadoras sexuales y CC OO. "Se trata de derechos y de deberes, de crear un marco normativo, no de si se está de acuerdo o no con la prostitución", afirmó Mercè Civit, secretaria de la Mujer del sindicato en Cataluña. La afiliación sindical, primero, y la regularización del sector, como objetivo final, se ha intentado en otras ocasiones y siempre ha fracasado, pero el impulso parece ahora definitivo, dicen los impulsores de la iniciativa.

Ayer, durante la presentación del proyecto, los promotores incluso se atrevieron a establecer un calendario de trabajo. "La idea es comenzar en septiembre a hablar con las consejerías implicadas y los partidos políticos, plantear luego la cuestión a nivel estatal y a la federación del sindicato, y disponer a comienzos de 2006 de un borrador de proyecto de Ley", explicó el secretario de Acción Sindical de CC OO de Cataluña, Simón Rosado.

Abellán y los representantes del sindicato defendieron que regularizar el sector de la prostitución permitiría además luchar contra las mafias y contribuir a engrosar las arcas del Estado. "Si hacemos caso de las cifras que se han publicado, según las cuales en España existen 600.000 trabajadoras del sexo, de una sola tacada podríamos sanear la Seguridad Social", afirmó con una sonrisa Abellán.

La portavoz de las trabajadoras del sexo defendió, además, que sean las propias prostitutas quienes trabajen en la regularización del sector. "Ya está bien de que sean antropólogas, sociólogas o juristas las que hablen de nosotras, que somos las que conocemos nuestra propia realidad. No toleraremos intromisiones de grupos abolicionistas ni de gente que quiera hablar por nosotras", añadió. Abellán también se mostró partidaria de legalizar el trabajo sexual antes que los locales donde se ejerce la prostitución: la propuesta que impulsan las trabajadoras sexuales y CC OO va acompañada de otras medidas, como la demanda a las administraciones de políticas sociales y formativas para aquellas personas que decidieran abandonar el sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de julio de 2005