La clínica forense defiende a la fiscalía en el caso de Leganés

La responsable del Anatómico se desdice de las acusaciones de "manipulación"

"No ha existido ninguna presión del fiscal ni jamás la habríamos permitido; y tampoco se ha cercenado o manipulado ningún informe". Francisco Javier Pera, el director de la Clínica Médico Forense de Madrid y coordinador del informe pericial que encargó la fiscalía de Madrid a este departamento sobre 13 sedaciones en el hospital Severo Ochoa, de Leganés (Madrid), desmiente así las manifestaciones de Carmen Baladía, directora del Instituto Anatómico Forense de Madrid, que dijo que se había manipulado el informe que hizo ella sobre uno de los 13 casos.

Más información

La fiscalía ha investigado las sedaciones practicadas en el hospital de Leganés después de que en marzo se recibiera una denuncia que apuntaba que podía haber hasta 400 casos de mala praxis. De ellos, el informe elaborado por los expertos de la Consejería de Sanidad de Madrid afirmaron que había 73 casos de sedaciones "irregulares o inadecuadas". La Fiscalía rechazó la mayoría, y se quedó con 29 para investigar. El informe de los primeros 13 afirma que "no se puede concluir de modo inequívoco que la causa del fallecimiento haya sido de modo directo y exclusivo por la sedación, tanto en cuanto por la asociación de fármacos empleados como por las dosis administradas".

La Clínica Médico Forense, dependiente de la Consejería de Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid (gobernada por el PP), la componen 25 forenses. Es el centro que efectúa los dictámenes imparciales que solicitan jueces y fiscales para determinar si se ha producido una negligencia médica. Su director, Francisco Javier Pera, destaca que el informe sobre las sedaciones del hospital de Leganés lo han elaborado, "de forma gratuita y en sus ratos libres" tres profesionales de la Clínica (el neurólogo Manuel García Nart, la cirujana Carmen Baladía y el farmacólogo Fernando Rabadán). Añade que su labor se ha limitado a "coordinar" a los tres peritos y "facilitarles los medios". Pera hace esta matización porque cree que su imparcialidad se ha visto salpicada por las manifestaciones de Baladía.

Baladía ha enviado una carta al fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, en la que manifestaba que su informe (ella analizó uno de los 13 casos) fue manipulado en la Clínica Médico Forense, y que durante la redacción se recibieron presiones desde la fiscalía. El trabajo se refería a una mujer de 68 años con isquemia intestinal que falleció en urgencias el 11 de julio de 2004 tras serle aplicada sedación.

"Ninguna manipulación"

Pera asegura que el informe de Baladía ha sido remitido íntegro a la Fiscalía, y que así lo ha reconocido la propia directora del Anatómico Forense. "Ella ha reconocido que no hay ninguna manipulación y que por error emitió una información equivocada", destaca. Subraya que gran parte del informe es obra del farmacólogo Fernando Rabadán. A Baladía y García Nart se les encomendó el estudio de tres de los 13 casos (uno a Baladía y dos a García Nart). Pero quien ha dictaminado sobre la idoneidad de la sedación en los 13 casos ha sido Rabadán, destaca Pera.

La directora del Anatómico Forense, Carmen Baladía, también se quejó en la citada carta de que durante el desarrollo del estudio se habían recibido presiones desde la fiscalía que trataban de incidir en las conclusiones del informe, donde se señala que a ninguno de estos 13 pacientes se le administró una sedación excesiva.

Pera subraya que es incierto que su departamento haya sufrido presiones desde la fiscalía. "El fiscal del caso [Pedro Martínez, el más veterano destinado en Leganés] ha venido en alguna ocasión a interesarse por el informe, a ver si faltaba algo o necesitábamos algo. Y, además, es lógico que se interese, pues es la fiscalía quien nos había pedido este informe. Nosotros, respecto al contenido, tenemos secreto de sumario para todos menos, lógicamente, para quien nos pide un informe", recalca. "Pero nunca jamás ha habido presión de ningún tipo, y además no la habríamos permitido", añade.

Francisco Javier Pera justifica la tardanza en elaborar el informe en que los peritos que han intervenido en él lo han tenido que hacer "en sus ratos libres". "Todos tienen sus ocupaciones habituales diarias en los juzgados; y que conste, ninguno cobra nada por hacer este tipo de informes".

El director de la Clínica Médico Forense de Madrid señala que, tras las acusaciones, "una parte importante y sustancial" de los 25 peritos que desinteresadamente componen la clínica han anunciado que la abandonarán "si no hay un respaldo claro de las autoridades". Es la Consejería de Justicia la que dota de medios a esta clínica y la que nombra al director. "Yo he sido elegido a dedo y soy un puesto de confianza", puntualiza Pera, quien no quiere opinar sobre el caso Leganés. "El informe hay que leerlo desde la primera hasta la última línea", destaca. "Serán el juez y el fiscal los que valoren si contiene o no elementos de relevancia penal", apostilla.

Transeúntes ante el hospital Severo Ochoa.
Transeúntes ante el hospital Severo Ochoa.CRISTÓBAL MANUEL

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 01 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50