Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MAREK BELKA | Primer ministro de Polonia

"Polonia seguirá adelante con el referéndum"

El primer ministro polaco, Marek Belka, economista de 52 años, ex ministro de Economía y miembro del Partido Demócrata, tras su reciente abandono del partido en el poder, Alianza Democrática de Izquierda, irá a la cumbre de Bruselas del 16 y 17 con la idea puesta en que la ratificación de la Constitución debe continuar a pesar del rechazo francés y holandés, y con la convicción de que los jefes de Estado y de Gobierno "debemos darnos un tiempo para tranquilizarnos y reflexionar".

Pregunta. ¿Van a celebrar el referéndum o cree que el proceso está muerto?

Respuesta. Seguimos pensando en celebrarlo. El proceso para su puesta en marcha lo vamos a iniciar tras el Consejo Europeo del día 16. La fecha más probable será el 9 de octubre.

"Ahora es el momento de que los franceses y los holandeses formulen sus propuestas. La iniciativa corresponde a sus Gobiernos"

"Lo del fontanero polaco es una idiotez. Creo que la sociedad francesa no está acostumbrada a vivir muchos cambios a la vez"

P. ¿Qué propuesta llevará a la cumbre de Bruselas?

R. Creo que ahora es el momento de que los franceses y los holandeses formulen las suyas. La iniciativa corresponde a los Gobiernos de Francia y Holanda.

P. ¿Polonia no llevará iniciativas?

R. El proceso de ratificación debe seguir al ritmo marcado por cada uno de los países.

P. ¿Cree que el no es un rechazo a la ampliación?

R. Ése ha sido uno de los argumentos, y, sobre todo, la prueba de que en Europa no ha existido un debate. Las sociedades de Europa occidental no tuvieron la oportunidad de expresarse, de mostrar sus miedos y dudas, y éstos estaban ahí. Cuando España estaba a punto de entrar en la UE, los franceses también tenían miedo y si se les hubiera brindado la ocasión de votar en un referéndum, ustedes estarían ahora fuera de la Unión.

P. ¿Cree que es salvable parte del tratado o hay que hacer otro?

R. No creo que sea posible, a día de hoy, abordar una renegociación del tratado o volver a redactarlo de nuevo. En general, me parece que las especulaciones acerca del tema son prematuras. Debemos darnos un tiempo para tranquilizarnos y reflexionar.

P. Usted dice que seguirán adelante con la consulta, pero la oposición conservadora está en contra. ¿Qué pasará si ganan las elecciones?

R. Si los partidos de la derecha ganan es seguro que la ratificación se llevará a cabo por la vía parlamentaria. Nosotros queremos el referéndum, porque los polacos son, en su mayoría, unos entusiastas de la UE y hasta hace poco lo eran también del tratado, aunque la influencia de lo ocurrido en Francia y Holanda ha modificado las preferencias. No obstante, seguimos contando con que éste es el modo más seguro de ratificar el tratado.

P. ¿No se siente molesto por lo del miedo al fontanero polaco?

R. Es una idiotez. Creo que las sociedades, la francesa en este caso, no están acostumbradas a vivir muchos cambios a la vez. Lo que para los polacos puede considerarse un elemento natural -durante los últimos 15 años cada día cambiaba algo-, para los franceses viene a ser algo desconocido.

P. Ese miedo de los franceses, ¿cree que está justificado?

R. En absoluto. Y es más: a mayor dificultad de acceso de los trabajadores polacos al mercado francés, más frecuente será la deslocalización de la producción a países con un coste más bajo. Además, la conclusión que se debe extraer no es que la UE se haya ampliado; es que la economía ya es global. La deslocalización de la producción no se ha dirigido hacia Polonia, sino hacia China.

P. ¿No se ha producido emigración de polacos hacia los países europeos en el último año, después de la adhesión?

R. No, al contrario, cuando Polonia se convirtió en un país abierto, en los años noventa, el número de gente que dejó el país fue menor que la que volvió. La mayor oleada de emigración tuvo lugar en los años setenta y ochenta. Calculamos que varios cientos de miles de personas están trabajando como temporeros en muchos países, sobre todo en Alemania, y es un fenómeno que data de muchos años atrás.

P. ¿Se han notado cambios desde la adhesión?

R. Sí, ha habido cambios sustanciales en sentido positivo. Han aumentado las exportaciones, sobre todo de productos agrícolas, el turismo, las inversiones extranjeras....

P. ¿Cómo ha afectado a la agricultura?

R. El campo polaco vive momentos florecientes gracias a las ayudas directas de la UE. La agricultura es la principal ganadora.

P. ¿Qué porcentaje de población trabaja en de la agricultura?

R. Un 25%. La aportación del sector al PIB es de un 4%, y toda la producción procede del 25% de las explotaciones agrícolas. P. ¿Cree que el no perjudica a los países aspirantes a la adhesión?

R. Rumania y Bulgaria ya han firmado los tratados, así que no hay motivo para pensar que algo vaya a cambiar. Turquía es diferente, ya que tiene por delante un largo proceso de negociaciones. Probablemente el clima negativo para las ampliaciones que se está viviendo influya en ellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de junio de 2005