Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta rectifica a Solbes y afirma que el Gobierno pagará más del 50% del metro de Sevilla

El vicepresidente sostuvo en el Congreso que sólo financiará un tercio de la infraestructura

"Hemos llegado a un acuerdo de financiar el 33%". Pedro Solbes, vicepresidente del Gobierno, respondió así el miércoles a una pregunta del PP sobre la línea 1 del metro de Sevilla. Sus palabras fueron recibidas en el Congreso de los Diputados con aplausos desde los bancos socialistas. Sin embargo, entre los políticos andaluces causaron desasosiego cuando no abiertas críticas. La aseveración de Solbes significa que el Gobierno pagaría 126 millones de euros, muy lejos de los 218 millones que reclama la Junta. El presidente andaluz, Manuel Chaves, aseguró ayer que la negociación "todavía no está cerrada" y la Consejería de Economía sostuvo que, en esa negociación, el Gobierno había aceptado ya pagar al menos 200 millones, más del 50% del coste.

La línea 1 de metro, ya en obras, costará 428,5 millones de euros, de los que 382 millones corresponden a la infraestructura. Habitualmente, el Gobierno asume un 33% del coste de la infraestructura de cualquier metro, lo que en este caso supondrían 126 millones. Pero la Junta esgrimió la ley del metro de Sevilla, de 1975, para reclamar al anterior Gobierno (PP) que asumiese el 100% de la infraestructura en el trayecto por la capital (la línea 1 se extiende a Dos Hermanas y el Aljarafe). La propuesta de la Junta se traduce en que el Gobierno debía poner 218 millones de euros (equivalente al 57% del coste de la infraestructura o al 52% del coste total).

El presidente de la Junta mantuvo su reclamación tras el cambio en el Ejecutivo central, y el Ministerio de Economía, ya con el PSOE en el poder, aceptó hace un año abrir negociaciones con los 218 millones como referencia. De ahí que la afirmación de Solbes de que el Gobierno financiará el 33% de la infraestructura (216 millones) causara las críticas del resto de partidos. "Lo de Chaves es de tomadura de pelo", dijo ayer el secretario regional del PP, Juan Ignacio Zoido, quien mantuvo que, con el PP en el poder, el Gobierno había ofrecido también cubrir el 33% del coste "y la Junta lo rechazó por confrontar".

"La negociación todavía no está cerrada", afirmó ayer Chaves, quien sostuvo que el Ministerio de Economía "ha puesto sobre la mesa mucho más dinero" que el PP, en alusión a que el Ejecutivo central en la anterior legislatura sólo llegó a ofrecer 42 millones, apenas un 11% de la infraestructura. El presidente de la Junta eludió pronunciarse sobre las palabras del vicepresidente. Tampoco las comentó la viceconsejera de Economía, Carmen Martínez Aguayo, quien reiteró que las negociaciones siguen abiertas. "El último intercambio de documentación fue el miércoles pasado y habrá una reunión en unos diez días", explicó la viceconsejera, quien aseguró que en esos documentos, el Gobierno ya acepta pagar al menos 200 millones. "Nuestro objetivo siguen siendo los 218 millones", afirmó Martínez Aguayo, quien indicó que las conversaciones han entrado en su tramo final. Una fuente del Ministerio de Economía confirmó que la negociación sigue abierta y que se discute la cantidad que pondrá el Gobierno. Pero no aclaró por qué Solbes mantuvo que la aportación del Ejecutivo sería del 33%, cuando en la negociación ya se ha admitido el 50%.

Las palabras de Solbes tampoco gustaron en el Ayuntamiento de Sevilla. PSOE e IU lo debatieron en la Junta de Gobierno y coincidieron en que la aportación anunciada por el vicepresidente del Ejecutivo es "insuficiente". El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, valoró como positivo que se haya pasado "de la insultante propuesta de 42 millones a otra de 126 millones", pero aseguró que el Ayuntamiento seguirá reclamando que se cumpla con la ley de 1975. "Hemos mejorado en 84 millones, pero queremos lo que nos corresponde, los 218, y aún faltan 92 millones", dijo Monteseirín.

Por su parte, los grupos de la oposición (PP y PA) calificaron de "engaño" la oferta de Solbes. El andalucista Rafael Carmona acusó al PSOE de haber usado el metro "para ganar el poder". "Dijeron que cuando gobernara Zapatero se arreglaría. Ya gobiernan y sigue sin haber un acuerdo", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de junio de 2005