Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN RAMÓN DE LA FUENTE | Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México

"Tenemos que crear un espacio común iberoamericano de educación superior"

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Juan Ramón de la Fuente (Ciudad de México, 1951), ha presidido el I Encuentro Internacional de Rectores de Universia, celebrado la pasada semana en Sevilla y al que han asistido 406 rectores de España, Portugal y América Latina. El rector de la UNAM, que cuenta con 250.000 alumnos y alrededor de 30.000 profesores, abogó en su discurso de inauguración y de clausura por "la búsqueda de un espacio de educación común que reconozca la diversidad, pluriculturalidad y etnias de todas las regiones de América Latina".

Pregunta. ¿En qué se diferencia su universidad de las de otros países?

Respuesta. La UNAM es una universidad masiva que presta al país servicios que usualmente las universidades no asumen como propios. Tiene bajo su custodia la Biblioteca y Hemeroteca Nacionales, el Observatorio Astronómico Nacional... Toda una serie de instalaciones e instituciones que normalmente no forman parte de la universidad. Eso le da mayor complejidad a su dinámica cotidiana, pero también le da mayor presencia en el ámbito nacional. No solamente en el educativo, sino en la ciencia, en el desarrollo tecnológico, en la cultura y en las humanidades.

P. ¿Qué supone el encuentro celebrado en Sevilla para el futuro universitario en Iberoamérica?

R. El encuentro ha tocado cuatro temas que, desde mi perspectiva, son muy importantes. El primero tiene que ver con el papel de la Universidad en la sociedad del conocimiento: salirnos un poco de la retórica y analizar el sentido autocrítico e insertar el concepto iberoamericanismo. El segundo tiene que ver con la necesidad de ir creando un espacio común iberoamericano de educación superior. Se ha avanzado en el espacio europeo, pero está faltando la posibilidad de crear un nuevo concepto de iberoamericanismo que fortalezca nuestra historia, nuestra lengua, nuestra cultura. Que afronte los retos de la modernidad, de la competitividad, de la productividad y que pueda ser un mecanismo que compense algunos de los efectos menos deseables de la globalización. El tercer eje tiene que ver con la Universidad como palanca para el progreso. Hasta dónde es o sigue siendo una institución indispensable. Finalmente, necesitábamos revisar las relaciones con las empresas.

P. Ha hablado de espacios de educación superior, ¿cómo podrían tener una mejor relación Europa y América Latina a ese respecto?

R. La puerta natural de integración de América Latina con Europa es España. España ha vuelto a mirar a Latinoamérica con más interés y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, así lo ha expresado. Lo que queremos todos es construir o reconstruir este concepto iberoamericanista. Iberoamérica moderna, sí, pero qué significa esto en el concepto global y qué significa esto en la posibilidad de que América Latina se incorpore más plenamente a los avances europeos.

P. Dice que España mira a Latinoamérica con más interés ahora.

R. Hemos notado el cambio de Gobierno en el ámbito de la educación, de la cultura y de la cooperación.

P. ¿Cree que la Universidad debe intervenir en cuestiones políticas?

R. La Universidad debe participar en la política, pero no debe ser una institución militante, no debe de estar al servicio de un partido político. Aunque sí creo que una universidad moderna tiene que estar activamente participando en el diseño y en la ejecución de políticas.

P. Se ha barajado su nombre como posible candidato a las elecciones presidenciales de 2006. ¿Piensa presentarse?

R. No, ya lo hemos analizado y yo no milito en ninguno de los partidos políticos y eso deja claras las perspectivas y posibilidades de cada quien.

P. ¿La pobreza e inseguridad se pueden combatir desde la Universidad?

R. La pobreza no puede erradicarse sin un sistema educativo sólido ni sin un sistema de salud eficiente. Los problemas de la inseguridad que tanto nos afligen tienen que verse en un contexto más amplio. Los ejemplos de impunidad son el peor ejemplo para la sociedad.

P. Firmó un convenio con el Instituto Cervantes para emitir un título de Español para Extranjeros. ¿Cuál ha sido la respuesta?

R. Avanza muy bien, mañana me reúno en Ciudad de México con César Antonio Molina, director del Instituto Cervantes, para revisar el grado de avance. Ésta es otra vertiente del concepto moderno de Iberoamérica, queremos que la certificación de nuestra lengua tenga una connotación panamericana para dar espacio y lugar a las múltiples modalidades de nuestra lengua. Hoy el español es mucho más rico merced a las contribuciones que se han hecho desde América. La iniciativa es muy buena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2005