Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fraga condecora en Uruguay a su presidente y reitera que no viajó para hacer política

"No he venido aquí a hacer política". El presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, puso fin a su gira por Argentina y Uruguay del mismo modo que la había comenzado: con una rotunda afirmación de que su viaje no ha estado vinculado a la inminencia de las elecciones autonómicas del 19 de junio, en las que tienen derecho a voto 130.000 gallegos residentes en ambos países. Fraga finalizó su gira en Montevideo en la noche del martes -madrugada de ayer en España- tras ser recibido por el presidente de la República de Uruguay, Tabaré Vázquez, descendiente de gallegos, a quien impuso la medalla de oro de Galicia, la más alta distinción del Gobierno autónomo.

Tanto empeño puso Fraga en negar que su viaje obedezca a motivos electoralistas que llegó a afirmar que los dos multitudinarios mítines que protagonizó en Buenos Aires y Montevideo tenían como único propósito "ofrecer colaboración" a la colonia gallega. La visita del presidente de la Xunta estaba programada en principio para finales de junio, pero se anticipó después de que Fraga decidiese no agotar su mandato en octubre.

El jefe del Ejecutivo gallego hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en la sede de la Presidencia de la República de Uruguay. Cuando se le preguntó por las acusaciones del líder del PSdeG-PSOE, Emilio Pérez Touriño, de que había ido a América a hacer una "política de entrega de cheques", Fraga, muy irritado, replicó: "Miente por la mitad de la barba. Y lo sabe. Yo no he entregado aquí ningún cheque".

Lo que sí entregó Fraga en Argentina fueron medicinas para el hospital que gestiona el Centro Gallego y a cuyo sostenimiento contribuye su propio Gobierno. En Montevideo el presidente de la Xunta también comprometió el envío inmediato de material sanitario para clínicas donde habitualmente se asiste a gallegos.

Fraga no había logrado en Buenos Aires una entrevista con el presidente, Néstor Kirchner, quien delegó en su vicepresidente, Daniel Scioli. En Uruguay sí logró ser recibido por Vázquez, del izquierdista Frente Amplio.

Pese a las declaraciones oficiales de Fraga, entre sus colaboradores se consideran cubiertos los objetivos del viaje con la multitudinaria asistencia a los dos actos centrales de la visita, los mítines en Buenos Aires y Montevideo. El PP repartió entre los inmigrantes invitaciones para comer y logró reunir en total a más de 12.000 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005