Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall incluye un campo de refugiados palestino en su gira por Oriente Próximo, acompañado de Carod

ENVIADO ESPECIAL Jerusalén

Pasqual Maragall inicia hoy un viaje plagado de heterodoxias para la tradición acrisolada a lo largo de casi 25 años de Generalitat restaurada. Por primera vez un presidente catalán visitará, en Oriente Próximo, un campo de refugiados palestinos. En esta gira por Israel, Palestina y Jordania, que concluirá el próximo domingo, Maragall viajará acompañado del líder de Esquerra Republicana de Catalunya, Josep Lluís Carod Rovira. Continúa así la estela de viajes compartidos que Maragall inauguró el pasado mes de octubre con Artur Mas, líder de Convergència i Unió, por el Lejano Oriente.

El presidente catalán ha procurado mantener en este viaje una diplomática equidistancia entre las partes en conflicto. Si Jordi Pujol nunca ocultó sus simpatías hacia la causa israelí, Maragall ha procurado mantenerse en una posición más centrada. Si en su programa está prevista la visita al museo del holocausto, también figura un paseo en la franja de Gaza por el campo de refugiados de Jabaliya. Con la mente puesta en la segunda conferencia euromediterránea que el próximo mes de noviembre tendrá como escenario Barcelona, Maragall confía en que su actitud contribuya a limar asperezas y acercar posturas entre ambos bandos en conflicto.

La equidistancia de la que Josep Lluís Carod Rovira hizo gala en clave catalana y durante la pasada legislatura, le sirve ahora a su compañero de viaje para aplicarla a este delicado tablero de la política internacional. A las entrevistas con el líder laborista y viceprimer ministro adjunto del Gobierno israelí, Simon Peres, y con el presidente de Israel, Moisés Katzav, Maragall suma encuentros con responsables palestino como los ministros de Economía y de Finanzas. Y junto a la ofrenda floral ante la tumba de Yasir Arafat, otra en la plaza de los Reyes de Tel Aviv, donde fue asesinado el primer ministro Isaac Rabin en noviembre de 1995.

Pero el aspecto económico pesará en esta primera visita de Maragall como presidente de la Generalitat. Integrando la misión catalana figuran empresarios de los sectores de la construcción, los servicios, farmacéuticos o agroalimentarios.

El consejero de Economía, Antoni Castells, forma parte de esta expedición catalana, que también integra la secretaria de Relaciones Internacionales, Margarita Obiols. Ambos acompañarán al presidente en su desplazamiento al World Economic Forum que se celebra en Jordania a orillas del mar Muerto. Allí, además de su intervención, Maragall asistirá a la cena ofrecida por el monarca hachemita Abdulá II.

Como la política y la economía van del brazo, allí Maragall tendrá ocasión de referirse a los 10 años del Proceso Barcelona, que han acabado alumbrando la conferencia euromediterránea del próximo mes de noviembre. Y es que el presidente catalán siempre ha sido un propagandista de esta fe, como demuestra su concentración de viajes en la cuenca mediterránea, a Marruecos, Argelia y Turquía.

En el World Economic Forum, la concentración de líderes políticos y empresarios de Irak, Libia, Egipto, Kuwait y la propia Palestina facilitará el cometido de Maragall para abordar la agenda de transformaciones en la zona en aras de una base económica que asiente un proceso de paz. Durante la estancia de Maragall en Jordania, Carod permanecerá en Israel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005