Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PLENO DEL PARLAMENTO ANDALUZ

La oposición al completo renuncia a participar hoy en el debate sobre la financiación autonómica

PSOE, IU y PA aprueban el método para elegir al Consejo Audiovisual, aunque no hay acuerdo

El acuerdo en el Parlamento andaluz es de un tiempo a esta parte una empresa difícil. Los tres partidos de la oposición han renunciado a participar hoy en la iniciativa socialista sobre financiación autonómica porque el grupo mayoritario se ha negado a celebrar un debate general o específico. No se alcanza el consenso para elegir al futuro Consejo Audiovisual, pese a que ayer la Junta de Portavoces acordó un método con el ruido de fondo de una monumental bronca del PP. Y, por último, la amenaza de este partido de acudir al Constitucional por el impulso democrático se ha formalizado con un recurso.

El PA era el único partido que quedaba por definir la forma de manifestar su rechazo a la decisión del PSOE de no celebrar un debate general o específico sobre la financiación autonómica. Su portavoz, José Calvo, lo comunicó ayer: no participarán, con lo que se completa el cerco de la oposición (IU y PP tampoco lo harán) a la iniciativa del PSOE. Pese a que el plante se ha venido fraguando durante semanas, los socialistas se han mantenido firme en su postura de no ir más allá de la proposición no de ley y a lo más que han llegado es ofrecer sustituirla por otra.

El grupo mayoritario argumenta que no es el momento oportuno de definir una propuesta de financiación desde el Parlamento y, pese a que cuenta con mayoría absoluta, no quiere que el presidente de la Junta, Manuel Chaves, acuda a la Conferencia de Presidentes con una postura perfilada o cuestionada.

Si los archivos no fallan, será la primera vez en la Cámara andaluza que los grupos de la oposición en su totalidad rehúsan a intervenir en un debate por el formato elegido. Según dijeron ayer, no abandonarán el pleno, si no que dejarán pasar sus turnos, de forma que el PSOE se quede solo hablando para sí mismo.

El otro flanco de desencuentro de los grupos se saldó ayer en una reunión de la Junta de Portavoces extraordinaria, en la que se fijó el método para elegir a los 11 componentes del futuro Consejo Audiovisual, si bien el consenso está muy lejos de conseguirse. En este caso, sólo socialistas e IU secundan que los populares tengan los mismos miembros que la federación de izquierdas (dos), pese a la diferencia de escaños de 37 a 6, a raíz del boicoteo del PP a los acuerdos de impulso democrático donde se gestó y cerró la creación del consejo.

PSOE, IU y PA votaron a favor de la propuesta que había hecho la presidenta de la Cámara, Mar Moreno, para designar a los componentes del órgano, que es la misma que se usa en el Congreso de los Diputados para designar al Tribunal Constitucional y el Poder Judicial. La aceptación del método por parte del PA no implica que participe en el órgano y, de hecho, la dirección del partido ha anunciado que su grupo se saldrá si no hay consenso.

El portavoz del PP, Antonio Sanz, aprovechó ayer su turno en la Junta de Portavoces para arremeter con extrema dureza contra PSOE e IU. A los primeros les acusó de consumar un "ajuste de cuentas" y calificó de "indigno" que Manuel Chaves "haya tenido que comprar políticamente su pensión

[en alusión a la cesantía e indemnización de los ex presidentes de la Junta] y el silencio de IU en las facturas falsas del Ayuntamiento de Sevilla". A los segundos, les dedicó el siguiente enunciado: "Es una vergüenza que IU se venda por sillones muy cuantiosos y calle ante la corrupción".

Encontronazo

La izquierdista Concha Caballero respondió con desdén al popular: "No merece que le conteste, el día que lo haga se va a arrepentir", le dijo, y frente a las interrupciones del popular que le preguntaba si le estaba amenazando, Caballero llegó al punto de retirar las llamadas al consenso que había realizado minutos antes. "El PP es un partido fuera de lugar, sin espacio y a la desesperada", sentenció.

Los populares registraron ayer un recurso ante el Constitucional contra la tramitación de un grupo de enmiendas en las leyes que se modificaron con el acuerdo de impulso democrático, en concreto las que hacían alusión a las listas electorales cremallera (hombre-mujer) y las incompatibilidades de altos cargos. El PP pide que se declare la nulidad del proceso porque, a su juicio, no se atendieron las observaciones técnicas que hizo el letrado de la comisión parlamentaria donde se tramitaron las citadas enmiendas.

También formalizó el PP la comunicación a la Mesa de la Cámara de sus 37 diputados para renunciar a las posibles prestaciones que pudieran corresponderles al cesar como parlamentarios, en "coherencia" a su oposición al régimen de cesantía de los diputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005