Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PLENO DEL PARLAMENTO ANDALUZ

La reforma del Reglamento se tramitará como ley sin el apoyo del principal grupo de la oposición

La reforma del Reglamento de la Cámara seguirá el trámite legislativo en comisión después de que PSOE, IU y PA acordasen ayer su toma en consideración en el pleno sin el apoyo del principal grupo de la oposición, el popular. En los 23 años de parlamentarismo andaluz esta es la primera vez que las normas de funcionamiento del Parlamento no van a contar con el acuerdo unánime de los grupos. Los populares culparon de esta situación al PSOE y éste, a su vez, al PP.

El nuevo Reglamento, que inició ayer su andadura legislativa, supone una mejora notable de las reglas de funcionamiento de la Cámara al dotar a los grupos de la oposición de más y mejores instrumentos de control; aumentar la capacidad de los diputados, que tendrá la obligatoriedad de asistir a los plenos; y permitir el control de las empresas, consorcios y fundaciones con mayoría de capital púlico, hasta ahora ajenos a la labor de inspección de la Cámara. Además, la sesión de control al Gobierno estará protagonizada principalmente por la oposición, ya que el PSOE pasará de acaparar el 70% de las preguntas a tan sólo el 42,8%.

Socialistas y populares se reprocharon mutuamente la falta de consenso. "Ustedes han borrado de su diccionario la palabra acuerdo. Han intentado la imposición del todo o nada", afirmó la portavoz adjunta del PSOE, Antonia Moro. "Para este maquillaje no busquen el concurso del PP como subalterno, como hacen otros", sostuvo el popular Jorge Ramos, quien subrayó que los socialistas mantuvieron en las negociaciones previas "una nula disposición" a aceptar las propuestas de su grupo.

Entre ambas posiciones políticas se situaron Izquierda Unida y el Partido Andalucista, cuyo portavoz, Ildefonso Dell'Olmo, intentó ejercer labores de caso azul parlamentario ante el fuerte desencuentro que mantienen los dos principales gupos de la Cámara prácticamente en todos los asuntos que negocian. El andalucista dijo que la reforma suponía un "avance importante" de control sobre el Gobierno, aunque calificó el acuerdo de "mínimos".

Por su parte, la portavoz de Izquierda Unida, Concha Caballero, coincidió en la mejora de los instrumentos de control, aunque se quejó de que no se hubiera llegado a un acuerdo sobre la creación de las comisiones de investigación. Caballero agradeció a los letrados su trabajo a la hora de plasmar un texto y lamentó la política de "insultos" y carente de argumentos políticos que practica el PP, al que instó al "rigor" y la "seriedad"..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005