Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOTICIAS Y RODAJES

Un retrato de Reinaldo Arenas

El documental Seres extravagantes, de 53 minutos de duración y rodado en vídeo digital, será estrenado también hoy en la sección oficial de cortometrajes del festival madrileño; un trabajo de bajo presupuesto que rastrea y dibuja el retrato del escritor cubano Reinaldo Arenas (Perronales, 1943- Nueva York, 1990) a través de los testimonios de parientes y amigos que fueron testigos directos de su vida. Su director, Manuel Zayas (Sancti Spíritus, 1975), formado en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, rodó enteramente el material del filme en la isla, al que añadió posteriormente en España, durante su proceso de pospro-ducción, imágenes que rescataban al propio Arenas en el exilio y que proceden de Havana, de Jana Bokova, y de Conducta impropia, de Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal; Zayas apunta: "El ICAIC [Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficas] nunca respondió a mi pedido de autorización de rodaje. Después de un año de espera, el equipo decidió comenzar a rodar y afrontar las consecuencias. Así lo hicimos en agosto de 2003 y el rodaje duró un mes".

El documental de Manuel Zayas se ha exhibido recientemente en el cine La Latina,en París, y en el Festival de Cine Español de Málaga; próximamente tiene citas especiales en Miami y Nueva York.

Durante el rodaje, que discurrió en La Habana y otros puntos de la isla sin ningún permiso oficial, Zayas y sus colaboradores vivieron momentos de tensión al personarse la policía castrista en los rodajes. A pesar de tales dificultades, el material rodado salió clandestinamente de Cuba en manos amigas y Zayas viajó después a Europa donde logró completar el montaje del documental: "Tanto las cámaras como el equipo de sonido entraron y salieron de Cuba en equipajes de turistas", explica el realizador.

En el filme, producido en España por Malas Compañías, se hace un duro alegato contra la falta de libertad de los intelectuales y artistas en la isla, contra la represión a los homosexuales y se muestra una olvidada imagen del propio Fidel Castro arengando a contener la expansión y manifestación de los homosexuales en La Habana de los años sesenta. Zayas concluye su aventura: "El productor buscando financiación antes de comenzar el rodaje, visitó un canal de televisión español y allí le respondieron: '¿A quién le pueden interesar historias de maricones?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 2005