El IVAM muestra el hilo conductor del trazo ingenuo en el arte de vanguardia

La exposición reúne 81 piezas de Dubuffet, Picasso, Torres-García y Basquiat, entre otros

La idea de que el trazo supuestamente ingenuo, del arte primitivo o de los niños, conforma la iconografía del arte de vanguardia es el punto de partida de la exposición El fuego bajo las cenizas. De Picasso a Basquiat, que hoy se inaugura en el IVAM. Es el vínculo entre las 77 obras reunidas de artistas tan dispares como Pablo Picasso, Jean-Michael Basquiat, Jean Dubuffet, Michel Haas, Joaquín Torres-García, Gaston Chaissac, Germaine Richier, Louis Soutter y Zoran Music, además de cuatro esculturas africanas y asiáticas primitivas, según el comisario, Kosme de Barañano.

"Entre los artistas seleccionados hay rasgos comunes, pero el vocabulario es diferente", afirmó ayer Kosme de Barañano. El hasta hace casi un año director del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) cifró en 800 millones de euros la valoración de las 81 obras que se exhiben hasta el 28 de agosto.

Hay 12 piezas de Picasso, otras tantas de Torres-García, 13 de Dubuffet y ocho de Basquiat, entre otras. También se incluyen creaciones de artistas como Soutter o Richier que nunca se han mostrado en España, según apuntó Barañano.

"En la poética de estos artistas los mecanismos del recuerdo vuelven al graffiti prehistórico, al icono". El trazo esquemático, el borrón, "libre de las raíces de la cultura", añadió el comisario, es adoptado por el surrealismo y se convierte en iconografía del arte de vanguardia, tanto europeo como americano, respecto a la figura humana, el rostro y el graffiti, en el constructivismo, en el denominado art brut, en el informalismo o en la herencia del expresionismo abstracto.

El criterio de elección de los artistas representados obedece a la voluntad de reflejar a autores "de estilos muy diferentes" y su evolución respecto a la imaginería señalada, según comentó Barañano.

La mayor parte de las obras procede de la galería de Ginebra Jan Krugier & Ditesheim y de la colección privada del primero. De hecho, fue Krugier quien dio el título a la exposición, El fuego bajo las cenizas. En una visita al estudio de Rothko en Nueva York, se quedó impactado ante una frase del artista norteamericano de origen ruso que había tomado de un libro del filósofo Martin Buber: "Si buscas fuego, lo encontrarás bajo las cenizas". En la presentación de la exposición, que tuvo lugar ayer, Barañano abundó en esa idea e incluso se retrotrajo a la tradición de los hasidim, una secta de judíos de Europa Oriental (la actual Ucrania) que influyó sobre Buber y sobre su concepto de que el hombre es "una mezcla no habitual entre fuerzas espirituales y telúricas, luz del cielo y fuego de la tierra".

La actual directora del IVAM, Consuelo Ciscar, destacó que las obras "rezuman espontaneidad al trazar signos, con un grafismo voluntariamente infantil con la pretensión de seducir y enseñar a mirar y leer el mundo desde una nueva óptica".

El catálogo de la exposición incluye textos de los poetas Guillermo Carnero y Jaime Siles, además de Barañano.

Una visitante, ayer, ante <i>Las implicaciones diarias</i>, de Dubuffet, que se exhibe en el IVAM.
Una visitante, ayer, ante <i>Las implicaciones diarias</i>, de Dubuffet, que se exhibe en el IVAM.CARLES FRANCESC
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS